El Gobierno de Ecuador dará prioridad a la compra de medicinas en los laboratorios locales y luego a las producidas en Cuba, aseguró hoy el presidente del país andino, Rafael Correa.

El mandatario informó que su país se apresta a comprar medicinas por un monto de 1.500 millones de dólares y precisó que ha ordenado que la primera ronda de negociaciones, "obviamente, sea para la producción nacional".

Sin embargo, "la segunda ronda la preguntaremos a Cuba y, lo que no tenga Cuba va a ir a subasta para las trasnacionales" farmacéuticas, añadió el gobernante en su habitual informe sabatino transmitido por radio y televisión.

Correa, además, agradeció el apoyo que recibe Ecuador de Cuba con el sistema de becas para estudiantes que se preparan en la Escuela Latinoamericana de Medicina, así como la asistencia técnica para la misión "Manuela Espejo", que ofrece asistencia integral a los ecuatorianos con discapacidad.

"Cuba nos está dando un gran apoyo al país. Por eso nosotros tenemos que reciprocar ese apoyo" con la segunda orden de preferencia para la compra de medicinas, apuntó Correa.

Recordó que hasta ahora no se podía comprar medicinas cubanas porque éstas no disponían del registro sanitario ecuatoriano, aunque el sistema de calidad de la Isla es "más riguroso".

El mandatario dijo que "cierta burocracia" ecuatoriana justificaba la ausencia de negocios en medicamentos con Cuba por la falta de un protocolo de homologación del registro sanitario, pero señaló que ese asunto se ha solucionado con un acuerdo ministerial.

"Ya está resuelto ese problema" y ahora se puede "comprar mucho medicamento a esa hermana República (Cuba) que nos ha ayudado y que produce medicinas de primer nivel", afirmó el jefe del Estado ecuatoriano.

También sugirió a su ministro de Salud, David Chiriboga, que retire de esa cartera a los burócratas que han cerrado las puertas a la compra de medicamentos de Cuba y que, según el, podrían tener intereses de negociar con las trasnacionales farmacéuticas.