Con espectáculos musicales, exposiciones y expresiones de afecto, admiradores del ex presidente Fidel Castro le rindieron el sábado tributo en Cuba por sus 85 años.

Sin embargo Castro como ha sido su costumbre en los últimos años no hizo apariciones públicas este día.

"No es solo un homenaje a un ser humano que reúne muchas virtudes y valores, es fundamentalmente un acto de gratitud, de reconocimiento, al líder victorioso", dijo Alfredo Vera, de la Fundación Guayasamín, de Ecuador, institución que organizó el viernes por la noche un concierto para esperar el sábado cantándole a Castro.

El concierto "Serenata de la fidelidad" en un teatro capitalino y al que asistieron dirigentes del gobierno e intelectuales isleños, reunió a una veintena de artistas de todo el continente y cerró con la cantante Omara Portuondo, el pianista Frank Fernández y la orquesta de Cándido Fabre, los tres de Cuba.

Paralelamente en el memorial José Martí, de la Plaza de la Revolución quedó inaugurada una muestra de 18 piezas entre óleos y fotografías del artista plástico, Nelson Domínguez y el propio hijo del ex presidente, Alex Castro.

"Desde hace tiempo vengo trabajando la imagen de Fidel y esta exposición es el punto de partida para mi colección de retratos sobre su figura", explicó Domínguez a periodistas.

Medios de prensa nacionales, de carácter estatal, dieron cuenta de la fecha y reseñaron actividades organizadas por jóvenes o transmitieron imágenes documentales de la vida de Castro.

Poco dado a celebrar sus cumpleaños, el ex gobernante, quien delegó el ejecutivo en 2006 no se dejó ver aunque su impronta sí, incluso en el exterior: la página de la cancillería cubana colocó una reseña sobre las declaraciones del astro de fútbol argentino, Diego Maradona, quien extendió los buenos deseos al "comandante", un cargo que no ostenta de manera oficial pero sigue siendo un distintivo simbólico de Castro.

Maradona aseguró que Castro es "el padre de todas las revoluciones", a la vez que expresó que "hay que hacerle un monumento grande como el mundo" por su entrega a los más humildes.

Castro nació el 13 de agosto de 1926 en el oriente de la isla, en la localidad de Birán, donde también se recordó su onomástico con actividades culturales y juveniles en estos días.

Hijo de padre español y madre cubana, de joven estudió en un colegio religioso y se recibió de abogado en la Universidad de La Habana, desde donde se promocionó como un dirigente político y se forjó como un líder.

A lo largo de su vida y sobre todo a partir del triunfo de la revolución su figura, sus discursos o el rumbo que le dio a Cuba encendió pasiones de amor y de odio; mientras se convirtió en el peor enemigo de los gobiernos estadounidense, que incluso realizaron planes para asesinarlo.

Colocado al borde de la muerte en 2006, se alejó del poder y delegó sus funciones en su hermano Raúl Castro, quien en 2008 tras unas elecciones tomó el puesto de manera definitiva.

A mediados de 2011, Fidel Castro también dejó su cargo como primer secretario del Partido Comunista de Cuba.

Aunque suele recibir a personalidades --como su amigo el presidente venezolano Hugo Chávez actualmente en Cuba para un tratamiento médico y con quien se lo vio recientemente--, su actividad principal es escribir artículos y libros sobre la lucha revolucionaria.

"Nadie mejor que él comprende la parte primordial, básica, de nuestra historia, ahora él siempre ha dicho también que la historia la hacen los líderes y los pueblos", comentó sobre la labor de escritor del ex mandatario, su biógrafa oficial Katiuska Blanco en un reportaje televisivo trasmitido la víspera.

"Es un hombre que tiene muy en cuenta la trascendencia de su palabra...", agregó.