El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo hoy que volverá a la sede de las Naciones Unidas para insistir con su proyecto ambientalista Yasuní-ITT, que busca dejar bajo tierra un gran yacimiento petrolífero en la selva amazónica, a cambio de una compensación de la comunidad internacional.

Tras recordar que no ha asistido a la Asamblea General de la ONU desde 2007, cuando presentó por primera vez su iniciativa, Correa dijo que en septiembre próximo insistirá en el proyecto, considerado como una alternativa frente al cambio climático.

"Esta vez vamos a volver, porque vamos a tener una reunión especial por el Yasuní-ITT", reiteró el mandatario ecuatoriano que en 2007, ante el foro mundial, alcanzó el apoyo político a su iniciativa por parte de la comunidad de naciones.

Justamente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha convocado a una reunión especial paralela a la Asamblea General de la ONU, en septiembre, para tratar el proyecto de Ecuador, al que ha considerado de gran importancia.

Éste busca dejar sin explotar los campos petrolíferos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT) que se localizan en el Parque Nacional Yasuní, en el extremo noreste de la Amazonía ecuatoriana, considerada una de las regiones de mayor concentración de biodiversidad del planeta.

La iniciativa reclama a la comunidad internacional una compensación de, al menos, la mitad (3.600 millones de dólares en doce años) de los ingresos que obtendría Ecuador por la explotación de dichos campos, con reservas por más de 800 millones de barriles de crudo.

El proyecto evitaría la emisión a la atmósfera de unos 400 millones de toneladas de dióxido de carbono.

"Yo soy el que más quiero que tenga éxito" la iniciativa, pero "tampoco puedo ser irresponsable con mi gente" y si no se obtiene el apoyo internacional deseado se echará a andar el "Plan B", que es la explotación de los campos con tecnología que minimice el impacto ambiental en el Yasuní, señaló Correa.

"Necesitamos el dinero de ese petróleo" para el desarrollo del país y, "si la comunidad internacional no se corresponsabiliza, en diciembre tendremos que evaluar cómo van las cosas y tomar una decisión definitiva", añadió el mandatario.