Una comisión con dirigentes de cuatro partidos y el gobierno iniciaron un análisis sobre la situación de la minería en Uruguay, cuya meta desde el punto de vista económico es "aumentar al máximo el bienestar de la población", explicó el ministro de Industrias, Energía y Minería, Roberto Kreimerman.

La Comisión de Análisis Estratégico de la Minería de Gran Porte en Uruguay comenzó sus reuniones el viernes para en un plazo de 60 días entregar su informe, dijo Pedro Buonomo, asesor del presidente José Mujica y coordinador de la comisión.

El ministro Kreimerman dijo a la prensa que a partir de ahora se discutirá la minería en lo económico, social y ambiental.

Explicó que en la parte económica la meta es "aumentar al máximo el bienestar de la población y promover la creación de bienes y servicios para la minería. En lo social se intentará garantizar que el agotamiento de recursos naturales no renovables no afectará a las futuras generaciones y se buscará promover la creación de fuentes de trabajo en el sector".

La comisión integrada por dirigentes de los cuatro partidos políticos con representación legislativa fue constituida por pedido de Mujica, en medio de una polémica en torno al caso de la minera Aratirí, basada en Londres y de capitales indios.

El gobernante había responsabilizado a la oposición de ser los causantes de la decisión de la minera de congelar parcialmente su actividad en Uruguay ante las objeciones a sus operaciones en el país, con una inversión de hasta 3.000 millones de dólares para la explotación de hierro.

Luis Alberto Heber, del Partido Nacional, opositor, consideró era positivo que se invitara a los partidos al diálogo sobre la minería en el país.

Dirigentes del partido Colorado y del Independiente, además del oficialista Frente Amplio estuvieron, asimismo, conformes con analizar en conjunto el tema de la minería a gran escala como es la de Aratirí, que, de acuerdo a la empresa, ya lleva invertidos unos 100 millones de dólares, en compras de terrenos y contrato de personal.