La construcción del Muro de Berlín hace 50 años debe ser un recordatorio constante para que los ciudadanos defiendan la libertad y la democracia, dijo el sábado el alcalde capitalino en momentos en que una Alemania unida observa el amargo hito.

La división berlinesa a causa del muro no sólo separó al país sino las calles de la ciudad, a vecinos y familias enteras, dijo el alcalde Klaus Wowereit durante una ceremonia televisada en directo a toda la nación.

"Es nuestra responsabilidad compartida mantener vivo el recuerdo y pasarlo a las generaciones venideras como un recordatorio para que defiendan la libertad y la democracia, con el fin de asegurarse que injusticias como esta nunca vuelvan a repetirse", agregó Wowereit.

La canciller Angela Merkel — que creció en la Alemania comunista de la zona oriental — asistió a la ceremonia de Berlín, donde partes del muro y una torre de vigilancia forman ahora parte de un museo.

El camino donde se levanta el museo fue dividido en dos el 13 de agosto de 1961, y unos 2.000 residentes de la zona oriental fueron expulsados de sus casas para que las autoridades comunistas aseguraran la nueva frontera.

A partir de entonces Alemania quedó dividida en dos durante 28 años. Centenares de alemanes orientales fueron detenidos cuando intentaban pasar a la parte occidental y por lo menos 136 fueron abatidos al intentar sortear el muro.

El presidente alemán Christian Wulff dijo que "el muro que asfixiaba la vida" debe ser un recuerdo para apreciar y preservar "la apertura del mundo de hoy".

Alemania fue dividida en un sector capitalista en occidente y un sector comunista al concluir la Segunda Guerra Mundial. En la cúspide de las tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, el régimen de Alemania oriental comenzó a levantar el muro en la capital.

Poco después la totalidad de la frontera interna alemana fue fortificada, haciendo de Berlín una isla de libertad tras la cortina de hierro del bloque comunista.

"Cuando tenía 7 años, todavía fui con mi abuela — unos pocos días antes de la construcción del muro — del barrio de Pankow en Berlín oriental a Berlín occidental, y para mí, como niña, era totalmente inconcebible que Berlín quedara súbitamente dividida", dijo Merkel antes de la ceremonia del sábado.

"A partir de aquel momento, no pude visitar más a mi abuela en Hamburgo (...) no pude ver más a mi tía o mis primos. Y por supuesto eso marcó la totalidad de mi vida", dijo Merkel.

La división concluyó el 9 de noviembre de 1989, cuando las autoridades comunistas alemanas abrieron el muro presionadas por manifestaciones masivas y el ablandamiento de la actitud belicista de la Unión Soviética, encabezada en ese entonces por el líder Mijaíl Gorbachov.