Pese a lesiones a jugadores claves y retrasos en llegadas a los entrenamientos, la selección de baloncesto de Puerto Rico se prepara a todo vapor con la meta de conquistar una de las dos plazas para el venidero Torneo Preolímpico en Mar del Plata, Argentina.

Cirugías al pívot titular Peter John Ramos y al alero Ángel David Vassallo, la lesión del delantero Nathan Peavy, así como demoras a las prácticas de Daniel Santiago, Andrés Rodríguez y Guillermo Díaz, pusieron en jaque al entrenador Flor Meléndez por la situación.

Sin embargo, al llegar Santiago a los entrenamientos el pasado martes, Meléndez se tranquilizó y así utilizarlo en la escuadra titular junto a los armadores Carlos Arroyo y José Juan Barea y el alero-delantero Ricky Sánchez.

"Estamos más completos y los jugadores más conscientes. Si no los veo, tengo que hacer la selección", dijo Meléndez esta semana luego de unos de los entrenamientos y quien regresa 32 años después a la dirección de la plantilla caribeña.

Meléndez así como Arroyo, quien ha sido la voz ofensiva de la plantilla boricua en los más recientes torneos internacionales, reconocieron y elogiaron el trabajo que ha realizado Ricky Sánchez en los entrenamientos.

Sánchez, de 24 años, era visto como uno de los jugadores de mayor calibre a nivel mundial por su movilidad en la cancha y tiros de larga distancia pese a su estatura, que lo llevaría a jugar como pívot.

"Creo que Ricky está en el mejor momento de su carrera, tanto mental como físicamente. Ya la cabeza y el cuerpo de niño se fue y ahora está bien fuerte. Nos tiene bien impresionado", admitió Meléndez.

Arroyo agregó que "es increíble" lo mucho que ha mejorado Sánchez en su físico y habilidades deportivas de cuando era más joven.

"Ricky nos da otra dimensión ofensiva y defensiva, al jugar como ala, delantero o pívot", abundó Arroyo.

Sánchez, por su parte, admitió que cuando Meléndez le explicó su función en el equipo ya estaba preparado para hacerlo con mucha responsabilidad y respaldado por Arroyo y Barea, las dos caras de la selección.

"Vengo todos los días a trabajar en cualquier posición. Nunca había jugado para Flor y me gusta su estilo porque habla claro. He madurado bastante, por lo que ahora tengo un enfoque distinto en mi juego", aseguró.

Meléndez ha dicho que quiere llevarse al Preolímpico tres armadores, cuatro aleros y cinco pívots.

A los entrenamientos también fueron convocados algunos nuevos jugadores que han sobresaltado los ojos de Meléndez por sus habilidades tanto ofensiva como defensivamente, entre ellos, los aleros Alex Galindo y John Holland.

La escuadra puertorriqueña iniciará este domingo una serie de tres partidos de preparación para el Preolímpico ante la selección panameña.

El lunes, Meléndez anunciará los doce jugadores que jugarán en el Preolímpico, y así darle al equipo su primera participación en las Olimpiadas desde 2004 en Atenas.

Para el choque del día 17, Puerto Rico utilizará su equipo B, el que entrena para competir en el torneo de los Juegos Panamericanos de octubre próximo.