Un total de 26 personas fueron ejecutadas en el último mes en Costa de Marfil y los habitantes de la capital culpan de ello a las fuerzas leales al derrocado presidente Laurent Gagbo, dijo un vocero de Naciones Unidas.

Guillaume Ngefa afirmó que los asesinatos ocurrieron en regiones leales a Gbagbo. El funcionario indicó que un niño de 17 meses de edad se encuentra entre los muertos.

La negativa de Gbagbo a entregar el poder tras perder las elecciones presidenciales en noviembre sumió al país durante meses en una serie de acciones violentas que dejaron miles de muertos. El ex mandatario fue arrestado en abril por fuerzas leales al presidente elegido democráticamente Alassane Ouattara.

Gbagbo y su esposa se encuentran detenidos y no aún no enfrentan cargos. A principios de esta semana, el hijo de Gbagbo y otras 11 personas fueron acusadas por sus actividades post electorales. Ningún integrante de algún grupo leal a Ouattara ha sido acusado.

El vocero presidencial Alain Kakou dijo no tener información sobre las presuntas ejecuciones y se negó a hacer comentarios.