La agencia espacial estadounidense (NASA) anunció hoy la creación de una nueva dirección dedicada a la exploración humana, que se encargará de planificar las misiones tripuladas del futuro.

El Directorio de Operaciones y Exploración Humana (HEO, por su sigla en inglés) se centrará en las operaciones de la Estación Espacial Internacional (EEI) y la exploración humana más allá de la órbita terrestre baja.

Este departamento asumirá las labores que hasta ahora realizaban los equipos de Operaciones Espaciales y de Sistemas de Exploración y añadirá un apartado específico dedicado a la exploración humana.

"Estados Unidos está abriendo un nuevo capítulo en mayúsculas en la exploración espacial humana", subrayó el director de la NASA, Charles Bolden.

Bolden señaló en un comunicado que con esta nueva organización que "combina los talentos, habilidades y experiencias de las dos direcciones anteriores integrando las capacidades actuales con la planificación de la agencia del futuro" Estados Unidos renueva su compromiso con la exploración espacial.

Otra de sus principales tareas será desarrollar los programas de los vuelos tripulados y de carga comerciales; la construcción del vehículo multipropósito Orion, una nave espacial diseñada para viajar más allá de órbita terrestre baja; el desarrollo de un cohete de carga pesada, conocido como el Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por su sigla en inglés) y otros programas conjuntos con otras direcciones.

Al frente de esta nueva división estará el ingeniero Bill Gerstenmaier hasta ahora administrador adjunto para Operaciones Espaciales de la NASA.

La agencia espacial indicó que la asignación de personal y la unificación de los equipos a esta nueva dirección tardará "varias semanas".

La NASA está en un proceso de reajuste tras acabar este año con su programa de transbordadores espaciales, con el que durante 30 años realizó los vuelos tripulados al espacio.

Con el fin de este programa no sólo se acabó una era, sino que la NASA ha trazado unos nuevos objetivos entre los que están llegar a un asteroide y conquistar Marte en un futuro no tan lejano, en el año 2030.

Para ello está diseñando nuevas estrategias operativas y cedió el desarrollo del vehículo espacial, con el que continuará los viajes a la EEI, a las compañías privadas para poder centrarse en los planes científicos diseñados para las futuras exploraciones.