El operador de la planta nuclear japonesa dañada de Fukushima Dai-ichi construye una gran carpa para cubrir uno de los reactores más afectados por el terremoto y maremoto que azotaron el noreste de Japón en marzo, informaron funcionarios el viernes.

Las autoridades esperan que la cubierta evite que se dispersen los materiales radiactivos que de antemano se filtraron, que el agua de lluvia escape y que se convierta en otra barrera para posibles filtraciones o futuras explosiones.

La carpa está siendo erigida para proporcionar un remplazo temporal a la capa externa del reactor número uno que fue destruido en una explosión causada por la alta presión un día después del mortal sismo y tsunami del 11 de marzo.

La construcción de la tienda y sus cimientos comenzó esta semana, informó el viernes Koji Watanabe, portavoz de la empresa eléctrica Tokyo Electric Power Co.

El trabajo comenzó hasta ahora porque la ubicación era demasiado peligrosa como para que los trabajadores lograran operar.

La estructura está hecha de poliéster hermético. Tendrá 54 metros de altura (177 pies) y medirá 47 metros de ancho (154 pies). La soporta un marco de metal.

Funcionarios de Tokyo Electric Power Co. han tenido problemas para hallar la manera de mitigar los peligros de la planta desde que ocurrió el desastre hace cinco meses, provocando fisiones en los reactores, liberando partículas radiactivas al medioambiente y causando la peor crisis nuclear del mundo desde Chernóbil en 1986.

El trabajo en la planta se ha visto afectado por la continua amenaza de radiación hacia los trabajadores.

Se espera que la carpa sea completada para finales de septiembre, informó Watanabe.