El presidente Porfirio Lobo y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, firmaron el viernes un tratado de libre comercio con el fin de impulsar las inversiones entre ambas naciones.

Lobo dijo en la ceremonia que "este es un día histórico para Honduras porque nuestros empresarios tendrán acceso a un mercado más amplio y con más oportunidades de demanda para sus productos".

Destacó que "el tratado bilateral es sumamente beneficioso para Honduras porque el 96% de nuestros productos ingresaran con cero aranceles al mercado canadiense".

La ceremonia tuvo lugar en San Pedro Sula, a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

El acuerdo comercial lo suscribieron también los ministro de Industria y Comercio de Honduras, José Francisco Zelaya y el ministro de Comercio Internacional de Canadá, Ed Fast, tras culminar negociaciones iniciadas en el 2001.

Canadá otorgó acceso inmediato al 96% de su universo arancelario, así como el 81% de sus productos agrícolas y el 99% de los industriales. Mientras tanto, Honduras dio el 68% del total de sus gravámenes arancelarios, el 81% de sus productos agrícolas y el 73% de los industriales.

El tratado comercial todavía debe pasar la aprobación de las Legislaturas de ambos países antes de entrar en vigencia.

Lobo elogió a Canadá por "apoyar a Honduras durante la crisis política, donde Canadá no nos dejó solos".

Aludió así a que Canadá abogó por lograr una solución pacífica durante el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en junio de 2009.

El ex ministro canadiense de Estado para las Américas, Peter Kent, participó activamente en esos esfuerzos en representación de su país ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), que suspendió a Honduras de su seno a raíz de la defenestración de Zelaya (2006-2009).

Canadá asimismo financió la participación de su diplomático Michael Kergin en la Comisión de la Verdad y Reconciliación, que publicó su informe el 7 de julio sobre el golpe.

"Con el tratado se espera un aumento de las exportaciones de Honduras hacia Canadá por más de 350 millones de dólares al año", aseguró en rueda de prensa el canciller hondureño Mario Canahuati.

Informó que en las negociaciones con Canadá los inversionistas hondureños definieron una cuota exportable de 2.500 toneladas métricas de azúcar en el primer año de vigencia del pacto. Después de 15 años, la cuota será de 5.000 toneladas.

La fábrica maquiladora más grande de Canadá está en Honduras y genera inversiones por 400 millones de dólares. Con el convenio, Canadá invertirá 240 millones de dólares más en maquila (industria ensambladora), aumentando así el número de trabajadores de 15.000 a 18.000.

El comercio bilateral alcanza unos 250 millones de dólares anuales, mientras que la inversión canadiense en esta nación centroamericana suma los 600 millones distribuidos en industria textil y minera.

Los productores hondureños podrán enviar al mercado canadiense carne bovina y de cerdo, café, frutas tropicales, camarones, tilapia y cigarros, entre otros.

El gobierno recibe asistencia canadiense en asuntos de seguridad.

Canadá ha anunciado que podría dar trabajo en el futuro a por lo menos 70.000 hondureños en su país.

Ambos países establecieron relaciones diplomáticas en 1961.

Más de 50.000 turistas canadienses visitan al año a Honduras.

Dos compañías mineras canadienses se han establecido desde hace más de 15 años en Honduras con activos superiores a los 146 millones de dólares.

Harper concluyó en Honduras una gira de cinco días por Brasil, Colombia y Costa Rica para intensificar las relaciones con Latinoamérica. Lo acompañaron el canciller John Baird y la ministra de Estado, Diane Ablonczy.