La jueza que otorgó en la víspera una orden de captura en contra de un colega que es acusado por la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala de participar en una red de adopciones ilegales, ordenó el viernes la libertad del imputado.

El vocero de la CICIG Diego Alvarez dijo que la jueza Martha Stalling de Sierra determinó que no existían méritos para dictar la detención del juez de la niñez y adolescencia Mario Fernando Peralta Castañeda, quien había sido detenido horas antes acusado de declarar en abandono a una niña guatemalteca que fue robada a su madre, en aparente contubernio con una mafia dedicada a entregar en adopción a niños obtenidos de manera dudosa.

Peralta Castañeda es sindicado de los delitos de asociación ilícita, prevaricato, conspiración y denegación de justicia y trata de personas, informó en un comunicado la CICIG, un organismo auspiciado por Naciones Unidas que colabora en investigaciones penales relevantes.

Alvarez declaró a la AP que "nos sorprende que la misma jueza que ayer firma una orden de captura contra el juez (Peralta), con los documentos que se le presentan hoy no encuentra los mismos méritos para dejarlo preso".

El vocero señaló que la misma Corte Suprema d e Justicia había encontrado mérito de investigar a Peralta al autorizar las pesquisas en su contra. Los jueces guatemaltecos gozan de inmunidad por su investidura, por lo que para procesarlos debe mediar autorización de la Corte Suprema.

La captura del juez corresponde a su participación en el caso de la adopción irregular de la niña Dafne Nayeli Camey Pérez o Yajaira Noemí Muyus, pero presuntamente participó también en procedimientos y trámites irregulares de adopción de más niños y niñas guatemaltecos, expuso la CICIG.

En el mismo proceso, la CICIG acusa como implicados a varios abogados, funcionarios estatales y la responsable de una asociación dedicada a gestionar las adopciones con los interesados y agencias internacionales.

Según el comunicado, Peralta declaró en abril del 2007 en abandono a Camey Pérez y entregó su tutela a la Asociación Primavera para que a fines de ese mismo mes iniciara el proceso para entregarla en adopción y a pesar de que un examen de ADN realizado a la mujer que figuraba como supuesta madre de la niña había resultado negativo.

"Hay documentos en los cuales constata que el juez tuvo a la vista los informes de ADN de la niña Dafne donde decía que la mujer que la registró como su hija no era su mamá y aun así declaró a la niña en abandono para que la adoptaran", manifestó Alvarez.

El proceso de adopción quedó truncado cuando el 30 de mayo del 2008, la madre biológica de la niña la reconoció y requirió que le fuera devuelta.

Sin embargo, Norma Cruz, directora de la Fundación Sobrevivientes, que presta asesoría jurídica a víctimas de violaciones de derechos humanos, dijo que el mismo juez fue el que avaló la adopción de Anyeli Liseth Hernández Rodríguez, quien fue robada a sus padres en noviembre del 2006.

Peralta Castañeda "declaró que Anyeli estaba en estado de abandono y no era cierto. Se la habían robado a su mamá, eso originó la adopción y la salida de Guatemala de la niña", afirmó Cruz al conocer la detención del juez.

Cruz sostuvo que Peralta Castañeda está denunciado en al menos 23 casos más de adopciones anómalas.

La pareja estadounidense que adoptó a la niña Hernández Rodríguez, cuyo nombre fue cambiado a Karen Abigail, emitió el viernes un comunicado a través de una agencia de relaciones públicas en el que expresan que están buscando información sobre el pasado de la niña que adoptaron.

Como parte del proceso penal que se desarrolla en Guatemala, un tribunal ordenó que la pareja estadounidense devuelva a la menor.

La declaración de Timothy y Jennifer Monahan indica que "seguirán abogando por la seguridad y los mejores intereses de su hija adoptada legalmente".

Quieren proteger a su hija "de cualquier trauma adicional mientras buscan la verdad de su pasado a través de los canales legales indicados", dijeron.

Un fallo de la jueza Angélica Noemí Tellez Hernández canceló a inicios de mes el pasaporte de la niña y ordenó su retorno en dos meses, al tiempo que pidió ayuda a la embajada de Estados Unidos en Guatemala para localizar a la pequeña. El tribunal dice que emitirá una orden a la Interpol si no es devuelta.

Loyda Rodríguez se sometió a un examen de ADN que confirmó que es la madre de la niña, dijo la CICIG. Pero la niña ya estaba en Estados Unidos, según los registros judiciales.