El Vaticano "no está preocupado" ni siente sorpresa por las posibles manifestaciones contra el papa en Madrid, adonde Benedicto XVI llegará el próximo día 18 para presidir la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), ya que "en un país democrático la gente debe opinar libremente".

Así lo afirmó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, que afirmó que siempre que hay una viaje del papa hay "manifestaciones de los que tienen una opinión diferente".

"Así lo hemos visto en Inglaterra y Malta", añadió, y se mostró convencido de la que la acogida del Obispo de Roma en Madrid "será óptima".

Lombardi aseguró que Benedicto XVI no va a hablar sobre la situación española específica durante su viaje a Madrid, ya que se trata de un acontecimiento internacional en el que España hace el papel de anfitrión.

Recordó que se trata del vigésimo viaje mundial del papa, el decimocuarto a Europa y el tercero a España, después de Valencia en 2006 y a Santiago de Compostela y Barcelona en 2009.

En la comitiva del papa viajarán los cardenales españoles Eduardo Martínez Somalo, Julián Herranz, Félix del Blanco y Antonio Cañizares.

En Madrid, refirió Lombardi, habrá 450.000 jóvenes ya inscritos oficialmente, 800 obispos, 6.000 seminaristas y 14.000 sacerdotes y calcula que alrededor de un millón de personas participarán en la JMJ que comienza el día 16 de agosto y finaliza el 21.

El día 18, a las 12.00 horas, el papa llegará al aeropuerto de Madrid-Barajas, donde será recibido por los reyes de España, y por la tarde acudirá a la Puerta de Alcalá, donde le aguardará el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

Allí será obsequiado con un espectáculo ecuestre en el que los caballos se arrodillarán ante él, aseguró el jesuita Lombardi.

El viernes, día 19, Benedicto XVI hará una visita de cortesía al palacio de la Zarzuela, donde saludará a la familia real. Habrá un momento privado con el rey Juan Cralos I, dijo el jesuita.

Después continuará en coche hasta El Escorial, donde le esperan dos eventos: un encuentro en el Patio de los Reyes con unos 2.000 religiosos y en la Basílica de San Lorenzo, una reunión con 1.200 jóvenes docentes universitarios.

El papa regresará después a la nunciatura y comerá con 12 jóvenes, dos por cada continente, y voluntarios de la organización.

Mientras Benedicto XVI come con los chicos, el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, y su sustituto Giovanni Angelo Becciu, almorzarán con el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui y con la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez.

A las 17.30 horas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, visitará al papa en la nunciatura apostólica, explicó el jesuita.

Dos horas más tarde se celebrará el 'Vía Crucis' desde la Plaza de Cibeles hasta la de Colón, donde por primera vez el papa participará en el principio y en el fin, donde rezará ante la Virgen de la Regla de Sevilla, anunció Lombardi.

El sábado día 20, en el Parque del Buen Retiro se instalarán 200 confesionarios y el papa, también por primera vez en un JMJ, confesará a tres jóvenes para después trasladarse a las 9.40 horas a la Catedral de la Almudena, donde presidirá una misa para unos 2.000 seminaristas que estarán en el interior del templo, y otros 4.000 que la seguirán desde el exterior.

A la salida de la Almudena, el papa se encontrará con el líder del opositor Partido Popular (PP), Mariano Rajoy.

A las 17.00 horas charlará con el comité organizador de JMJ y a las 19,15 horas visitará el hospital de San Juan de Dios y se reunirá con 200 jóvenes de ese instituto.

Después se trasladará al aeródromo de Cuatro Vientos para la celebración de la Vigilia, a la que acudirá el príncipe de Asturias y donde se instalarán 17 capillas para la adoración del Santísimo.

Y el ultimo día, el domingo día 21, el papa presidirá una misa a las 9.30 horas, rezará El Ángelus y anunciará el próximo lugar de celebración de la JMJ, que será en 2013 en Brasil.

El papa será despedido en Barajas por el rey de España, Juan Carlos I.