El Producto Interior Bruto (PIB) de Grecia se contrajo en el segundo trimestre del año un 6,9 por ciento con respecto al mismo período del año anterior, aunque a partir de datos no adaptados a efectos de temporada y no revisados, informó hoy en Atenas la Autoridad de Estadística del país helénico.

En el primer trimestre del año los datos iniciales daban una contracción del 8,1 por ciento, pero tras adaptarlos a efectos de temporada, se registró un leve crecimiento del 0,2 por ciento con respecto al trimestre anterior.

La contracción del período entre abril y junio se debe a la reducción de la demanda interior, aunque la caída fue limitada gracias a la mejora del balance comercial.

En números absolutos, la contracción fue de unos 3.050 millones de euros anuales, ya que el PIB en el segundo trimestre fue de 40.900 millones de euros, frente a los 43.960 millones del mismo período de 2010.

Grecia depende de la ayuda exterior de la Unión Europea, del Fondo Monetario Internacional y del Banco Central Europeo para poder cumplir sus obligaciones financieras.