Las fuerzas de seguridad capturaron a dos exmilitares, supuestamente implicados en la matanza de 268 campesinos en 1982 en una región del norte de Guatemala, informaron hoy fuentes humanitarias.

La captura del ex comisionado militar Lucas Tecú y del ex patrullero civil Julián Acoj se efectuó ayer en el departamento norteño de Baja Verapaz.

Ambos han sido trasladados a la capital guatemalteca y mañana serán presentados ante el Juzgado de Primera Instancia Penal, explicó hoy a Efe un portavoz del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Caldh).

Los dos exmilitares son acusados de haber participado en la matanza de 268 campesinos perpetrada por el Ejército el 18 de julio de 1982 en la aldea Plan de Sánchez, en el municipio de Rabinal, en el departamento de Baja Verapaz.

La masacre ocurrió durante el régimen de facto que presidió el general golpista José Efraín Ríos Montt (1982-1983).

Tecú y Acoj son los primeros detenidos por esta matanza perpetrada durante el conflicto armado que desangró a Guatemala entre 1960-1996.

El pasado 2 de agosto fueron condenados a 6.060 años de prisión cuatro exmilitares guatemaltecos que fueron hallados culpables por el Tribunal de Alto Riesgo, en la capital, de la matanza de 201 personas el 7 de diciembre de 1982 en una comunidad del departamento norteño de Petén.

Se trata de Daniel Martínez, Manuel Pop, Reyes Collin y Carlos Antonio Carias. Otros ocho exmilitares implicados en este caso se encuentran prófugos de la justicia.

La matanza de Las Dos Erres, que fue cometida por los militares, es la primera que se juzga en Guatemala.

La Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH), auspiciada por las Naciones Unidas, documentó 669 casos de masacres durante el conflicto interno, la mayoría de ellas atribuidas al Ejército.

La guerra, que acabó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la guerrilla, dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.