El cantautor Ricardo Montaner pidió hoy al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que dé la autorización para que José Sánchez, condenado por asesinato y considerado por la oposición como un preso político, reciba tratamiento médico.

"Pdte @chavezcandanga dado q usted pasa x 1 momento d salud tan sensible, podria permitir q @DiputadoMazuco tenga el tratamiento q necesita?", escribió Montaner en Twitter, según reseñó el canal privado Globovisión, al aludir a Sánchez, quien permanece detenido desde 2007.

Sánchez, conocido como "Mazuco", fue condenado a 19 años de cárcel en diciembre pasado al ser hallado culpable del homicidio intencional calificado con alevosía y privación ilegítima de libertad del agente de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) Claudio Macías Briceño en septiembre de 2007.

La sentencia se produjo después de que Mazuco resultara elegido, en septiembre de 2010, diputado por la oposición.

El 14 de marzo pasado la Corte de Apelaciones de Venezuela ratificó la sentencia a 19 años de prisión contra Mazuco, quien requiere exámenes prostáticos para descartar "algún proceso de malignidad", según declaró a Globovisión el coordinador del área de Urología del Hospital Central de Maracaibo, José Abdelkalek.

Chávez permanece desde el pasado fin de semana en Cuba, donde recibe la segunda fase de su tratamiento de quimioterapia, después de que el pasado 20 de junio le extrajeran un tumor canceroso en la isla.

Después de conocerse su enfermedad, el mandatario venezolano señaló, el pasado 16 de julio, que los "políticos presos" merecen beneficios como casa por cárcel, además de todo el tratamiento médico necesario, independientemente del delito que haya cometido, y solicitó al poder judicial tomar en cuenta estos casos.

"Yo no soy el dictador que va a dar órdenes a los demás poderes", dijo Chávez y señaló que, aunque era decisión del Poder Judicial otorgar beneficios a los presos, sí se atrevía a hacer "un exhorto" para que se les dé algún beneficio a los privados de libertad que están enfermos.

El pasado 20 de julio, Alejandro Peña Esclusa, uno de los líderes de la oposición radical a Chávez, e imputado por ocultamiento de explosivos y asociación para delinquir, fue excarcelado por sufrir un cáncer de próstata.

Un día después el comisario Lázaro Forero, sentenciado a 30 años de cárcel por la muerte de algunos de los 19 fallecidos que dejó el golpe de Estado que en abril de 2002 derrocó durante unas horas a Chávez, recibió una medida sustitutiva de prisión también por cáncer.

Universitarios opositores y otros sectores contrarios a Chávez han organizado protestas, entre ellas huelgas de hambre, para exigir la liberación de los que consideran presos políticos.