Las calles de Beverly Hills tienen casas de estrellas de la arquitectura del siglo XX como Richard Neutra, John Lautner y Paul Williams por la sencilla razón de que sus antiguos residentes podían pagar por ellas.

Pero esas construcciones enfrentan un peligro cada vez mayor ahora que la gente prefiere casas más grandes, por lo que la ciudad se prepara para reconsiderar la libertad sobre las propiedades que tienen cierta relevancia cultural.

Los integrantes del ayuntamiento de Beverly Hills consideran un posible plan para impedir la demolición de estructuras destacadas que estaría vigente mientras su departamento de planeación presenta indicaciones sobre conservación de inmuebles, con las que no cuenta por ahora, a diferencia de muchos de sus vecinos del sur de California.

El ayuntamiento podría tener una reunión en los próximos días para emprender alguna acción sobre la moratoria a las demoliciones, lo que protegería una vivienda diseñada por Neutra en 1954, llamada la Casa Kronish, que está en peligro de desaparecer.

"Necesitamos delinear algún tipo de orden que atienda las necesidades de conservación", dijo el alcalde de Beverly Hills Barry Brucker. "Está mal contar con algún edificio histórico y que se pueda sacar un permiso de demolición y 10 días después comenzar a destruirlo".

Brucker dijo que la ciudad no había requerido emitir una orden de preservación antes porque los residentes ricos habían estado dispuestos a restaurar y vivir en esas joyas arquitectónicas.

Pero muchos compradores recientes están más interesados en ampliar las viviendas, de tamaño modesto pero de gran importancia arquitectónica, y en hacer estructuras más grandes, agregó Brucker.

El tamaño promedio de una casa nueva para una sola familia aumentó en Beverly Hills de menos de 390 metros cuadrados (4.200 pies cuadrados) en la década de 1970 a más de 678 metros cuadrados (7.300 pies cuadrados) en la primera década del siglo XXI, según la empresa especializada DataQuick de San Diego.

El interés de la ciudad por la arquitectura se desató por un proyecto de apartamentos que propuso el propietario actual de la Casa Kronish, por el cual solicitaba el permiso para demoler la propiedad, que con sus 641 metros cuadrados (6.900 pies cuadrados) es una de las más grandes viviendas de alcurnia en la zona.

Una empresa llamada Soda Partners LLC compró la casa y su terreno de 8000 metros cuadrados (dos acres) por 5,8 millones de dólares en una subasta de propiedades hipotecadas en enero. Meses después volvió a poner a la venta la propiedad como un terreno disponible para nuevas construcciones por 14 millones de dólares, sin mencionar en su oferta que incluía una casa de un arquitecto famoso. La empresa incluyó esta información bajo presión de grupos especializados en conservación.

Jeffrey Soza, quien aparece en los archivos como el agente de servicio de Soda Partners no respondió a las llamadas que se le hicieron.

La Casa Kronish no se puede ver desde la calle, pero el agente de bienes raíces Mike Deasy, que se especializa en propiedades con arquitectura distintiva, dijo que está deteriorada, aunque se puede rescatar.

El director de campañas de la organización Los Angeles Conservancy Adrian Scott Fine dijo que la casa de techos planos y puertas corredizas de cristal, que se abren hacia la zona donde está su piscina, es un ejemplo importante del estilo de diseño circular de Neutra que colocaba la sala de la casa en su centro.

Fine lamentó que Beverly Hills haya permitido por mucho tiempo que los propietarias demolieran casas diseñadas por arquitectos destacados como la Casa Shusett de Lautner, una construcción de 1951 que tenía 279 metros cuadrados (3.000) y será reemplazada por una estructura tres veces mayor.

También criticó que Beverly Hills permita la demolición de casas con una importancia cultural mayor a su relevancia arquitectónica, como la vivienda de estilo mediterráneo en la que residió George Gershwin en la década de 1930 y que compró después la cantante Rosemary Clooney. Al final fue demolida en 2005.

"Existe una necesidad de crecimiento y desarrollo en cada comunidad, pero también hay una necesidad de preservación", dijo Fine.

___

Jacob Adelman está en Twitter como @jacobadelman