El presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de EE.UU., Peter King, pidió hoy que se investigue la presunta colaboración de la Administración de Barack Obama en un filme sobre la captura y muerte de Osama bin Laden.

En una carta enviada a los inspectores generales (supervisores del funcionamiento interno) del Pentágono y la CIA, Gordon Heddell y David Buckley respectivamente, King se quejó de que el Gobierno de Obama presuntamente ha dado acceso "de alto nivel" e información clasificada a la empresa Sony Pictures y la cineasta Kathryn Bigelow.

"La primera función de la Administración al desclasificar el material es proveer un informe completo al Congreso y al pueblo estadounidense (sobre la misión en Afganistán) para crear confianza pública a través de la transparencia del Gobierno", dijo King, del Partido Republicano, en la carta divulgada hoy.

"En cambio, esta presunta colaboración supedita el deseo de transparencia a una visión cinematográfica de la historia", agregó King, quien mostró preocupación por la filtración de "información clasificada respecto a operaciones militares sensibles".

En la misiva, King menciona un artículo del diario The New York Times del pasado 6 de agosto, que indica que Sony Pictures Entertainment y Bigelow tuvieron "acceso de alto nivel a la misión más secreta de la historia" para producir una película sobre la captura de bin Laden.

La película estaría en taquilla en octubre de 2012, un mes antes de los comicios generales en los que el presidente Barack Obama busca la reelección.

Por culpa de filtraciones de información secreta sobre la misión, varios pakistaníes han sido arrestados porque presuntamente colaboraron en la misión de la CIA, denuncia King.

En su lista de preguntas, King quiere saber, entre otras cosas, qué consultas han hecho funcionarios de la Casa Blanca, el Pentágono y la CIA para dar acceso a ejecutivos de Hollywood a agentes secretos sobre el ataque contra Bin Laden, y si el filme estará sujeto a una revisión oficial antes de su divulgación al público.

Según el diario The New York Times, la Casa Blanca espera que el filme de Bigelow y Mark Boal -la pareja que ganó un Oscar por "The Hurt Locker"- ayude a contrarrestar "la creciente reputación del presidente Obama como un incapaz".

No obstante, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, calificó de "ridícula" la acusación, al asegurar que Bigelow y Boal tuvieron acceso al mismo material que los periodistas que cubrieron la captura.

"Espero que mientras nos enfrentamos a una amenaza continua del terrorismo, el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes tenga asuntos más importantes que debatir que una película", indicó Carney en su conferencia de prensa diaria.

Bigelow y Boal tampoco tardaron en reaccionar, en un comunicado en el que subrayaron que para su trabajo se han nutrido de la información proporcionada por "tres Gobiernos estadounidenses, los de los presidentes (Bill) Clinton, (George W.) Bush, y Obama".

"Este fue un triunfo estadounidense, tan heroico como independiente de ningún partido, y no hay ninguna base que permita sugerir que nuestro filme vaya a retratar esta enorme victoria de ninguna otra manera", señalaron los cineastas.