Al menos tres nicaragüenses resultaron heridos, dos de ellos de bala, en un enfrentamiento entre seguidores del candidato presidencial opositor, diputado liberal disidente y exdirigente de la "Contra", Enrique Quiñónez, y sandinistas, informaron diversas fuentes.

El incidente ocurrió en la Colonia Centroamérica, al sur de Managua, cuando el candidato presidencial opositor participaba en un acto proselitista en el marco de las fiestas patronales de Managua en honor a Santo Domingo de Guzmán, que culminaron este miércoles.

Quiñónez, candidato a la Presidencia por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), repartía gorras, camisetas y agua a sus simpatizantes cuando un grupo de seguidores del presidente Daniel Ortega manifestó su respaldo al líder sandinista, que busca una polémica reelección en los comicios de noviembre, según imágenes de la televisión local.

En medio de esa disputa, ambos bandos antagónicos intercambiaron bolsas de agua, piedras y disparos, dejando al menos tres heridos, dos de ellos de bala, según un reporte preliminar de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Nicaragua.

Los heridos de bala fueron identificados como José Dolores Alméndarez, Erick Antonio Canales Velázquez y Francisco Sánchez, quienes fueron trasladados a un centro asistencial.

El portavoz policial, Fernando Borge, dijo a periodistas que aún están investigando lo que ocurrió.

"Hubo una alteración en una tarima y hubo intercambios de bolsas de agua, piedra y otras cosas, y una persona hizo detonaciones con armas de fuego", señaló el portavoz, sin dar más detalles.

En tanto, el candidato presidencial Quiñónez denunció que fueron agredidos por simpatizantes sandinistas y tuvieron que defenderse.

"Si a nosotros nos disparan, nos vamos a defender. El derecho a la defensa es permitido y yo prefiero que me cante un juez a que me cante un cura. Esa es la verdad", indicó el legislador opositor en declaraciones al canal 15 de la televisión local.

Quiñónez denunció, además, que fueron agredidos "a vista y paciencia" de agentes policiales, incluso acusó a uno de ellos de haber facilitado un arma a un simpatizante sandinista para que disparara en contra de ellos.

El portavoz policial pidió a Quiñónez hacer la denuncia ante asuntos internos de la Policía Nacional para investigar el caso.

En declaraciones a medios afines al Gobierno, supuestos testigos señalaron a Quiñónez y a sus escoltas de ser los autores de los disparos.

En el incidente también se vio involucrado Álvaro Somoza Urcuyo, hijo del fallecido expresidente Luis Somoza Debayle (1957-1963) y nieto de Anastasio Somoza García, el iniciador de la dictadura que gobernó Nicaragua de 1937 a 1979 y jefe de campaña de Quiñónez.

Somoza Urcuyo denunció que fue "lanzado como un perro" por agentes policiales, que detuvieron momentáneamente a dirigentes de la ALN tras el confuso incidente.

Los nicaragüenses elegirán el 6 de noviembre a un nuevo presidente y a un vicepresidente, a 90 diputados ante la Asamblea Nacional y a 20 ante el Parlamento Centroamericano.