Siete personas fueron arrestadas y más de 2.500 animales quedaron en manos de la policía brasileña en una ofensiva contra el tráfico ilegal de fauna silvestre.

La operación comenzó el miércoles y proseguía el jueves en siete estados. Un comunicado de la agencia federal ambiental dijo que el cibersitio de los sospechosos ofrecía en venta animales silvestres o criados ilegalmente.

Los ejemplares de especies amenazadas y en peligro de extinción, como el macao azul, alcanzaban precios de hasta 33.500 dólares. También se ofrecían grandes felinos — actividad prohibida en Brasil_, y un ocelote se vendió por unos 8.000 dólares.

La ofensiva fue efectuada por 150 policías y 106 representantes de agencias ambientales.

El tráfico internacional ilegal de animales totaliza de 10.000 a 20.000 millones de dólares anuales, del que Brasil representa un 15%, según el grupo activista Renctas.