El nuevo rostro de una mujer atacada a mordidas por un chimpancé hace dos años fue revelado por primera vez el jueves en fotografías que muestran una asombrosa transformación.

Las imágenes de Charla Nash fueron mostradas por primera vez en el programa matutino "Today" de la NBC, y más tarde dadas a conocer por el Hospital Brigham and Women's en Boston, donde Nash se sometió a un trasplante de rostro en mayo.

Nash, de 57 años, no apareció en el programa porque sus familiares dijeron que estaba demasiado débil para ser entrevistada. En un comunicado dado a conocer por el hospital, Nash le dio las gracias a todos los médicos, enfermeras y otros expertos que la ayudaron en el proceso.

"Ahora podré hacer cosas que alguna vez di por sentadas", afirmó Nash en el comunicado. "Voy a poder oler, voy a poder comer normalmente. Ya no voy a estar desfigurada. Tendré labios y voy a hablar claramente de nuevo. Voy a poder besar y abrazar a mis seres queridos. Estoy enormemente agradecida a la donante y su familia".

El segmento del programa "Today" mostró imágenes de Nash en una cama de hospital, saludando con movimientos de cabeza a visitantes, con el rostro con apariencia casi normal.

Nash fue atacada en febrero del 2009 por el chimpancé de su vecina después que ésta le pidiese a Nash que la ayudase a atraer al simio de regreso a la casa, en Stamford, Connecticut. El animal, llamado Travis, le arrancó a Nash la nariz, los labios, los párpados y la piel de las manos antes de que la policía lo matara a balazos.

Nash quedó sin ojos y apenas con una pequeña apertura donde había estado la boca. Solamente podía comer puré y apenas se le entendía cuando hablaba.

A finales de mayo se sometió a un trasplante total de rostro y manos. Recibió piel, músculos, vasos sanguíneos, nervios, paladar y dientes de una mujer muerta cuyo nombre no ha sido revelado. Se trató del tercer trasplante de rostro en Estados Unidos.

Pero los médicos tuvieron que retirarle las manos más tarde, a causa de complicaciones cuando Nash contrajo neumonía. Ella dice que espera someterse a otro doble trasplante algún día.

Su familia presentó una demanda contra el patrimonio de la dueña del chimpancé, Sandra Herold, por 50 millones de dólares, y quiere demandar al estado por 150 millones, diciendo que las autoridades no actuaron para prevenir el ataque. Herold falleció el año pasado a causa de un aneurisma.