Los insurgentes libios que combaten a las fuerzas de Moamar Gadafi en las costas del Mediterráneo dicen haber capturado parte de una estratégica ciudad portuaria que ha cambiado de manos varias veces durante la guerra civil de seis meses.

El vocero rebelde Mohamed al-Zwawi dijo que estaba junto con los combatientes cuando tomaron control el jueves de una unidad residencial en Brega.

Brega es una amplia franja de desierto compuesta por dos unidades residenciales a unos 10 kilómetros (seis millas) de distancia entre sí, y un poco más allá están las refinerías petroleras cercanas al puerto sobre el Mediterráneo.

"Hemos tomado la primera unidad residencial y ahora estamos luchando en la segunda", dijo al-Zwawi a The Associated Press el viernes.

Su afirmación no pudo ser verificada inmediatamente y las autoridades en la capital Trípoli no hicieron comentarios al respecto.

Once insurgentes murieron en la lucha y 40 resultaron heridos, informó el jueves por la noche el líder rebelde Mohamed Idris.

Brega, a 200 kilómetros (125 millas) al sudoeste de la capital insurgente Bengasi, fue controlada por los rebeldes brevemente en marzo, pero las fuerzas de Gadafi la recapturaron poco después. A partir de entonces la lucha en torno a la ciudad ha sido intermitente y los insurgentes no han podido mantener el terreno.

Quienquiera que controle la estratégica terminal de Brega estará a cargo de los principales yacimientos petrolíferos de la nación.

Un video cargado en YouTube muestra a un combatiente insurgente convocando a la oración desde lo alto del minarete de una mezquita en Brega, mientras la bandera tricolor rebelde ondea a su lado. El video tiene fecha del jueves pero la localización de la mezquita no pudo ser verificada de manera independiente.

La guerra civil libia ha estado estancada durante meses pese a los ataques aéreos de la OTAN para proteger a los civiles.

La rebelión comenzó en febrero, cuando los insurgentes tomaron control rápidamente de casi la mitad oriental del país, así como también algunas zonas en el oeste.

Pese a que durante meses la situación se había estancado sin que ninguno de los dos bandos hiciera progresos, en las últimas semanas los insurgentes ubicados en las montañas de Nafusa, al oeste, han logrado algunos avances por la costa.