El partido de Tottenham y Everton para poner en marcha el sábado la temporada de la liga Premier fue suspendido a raíz de los disturbios que afectaron el barrio londinense y que luego se extendieron a otras ciudades inglesas.

La decisión de suspender el encuentro en Tottenham fue tomada el jueves por la liga tras una reunió con el comité de emergencia del gobierno británico.

Aunque todavía existen problemas de seguridad en la zona donde está ubicado el estadio White Hart Lane de Tottenham, los otros nueve partidos de la primera división, incluyendo dos en Londres, se realizarán según el itinerario.

"Todo está sujeto a cambios si hay algún incidente grande en cualquiera de las ciudades esta noche o el viernes por la noche", advirtió el jueves el director ejecutivo de la liga Premier, Richard Scudamore.

La violencia comenzó el 6 de julio en la noche en el barrio pobre de Tottenham, en el norte de Londres, después de que una protesta por la muerte de Mark Duggan, de 29 años, y padre de cuatro, quien fue abatido el 4 de julio previo en circunstancias no esclarecidas.

La boletería de Tottenham también sufrió daños.

"La policía ha hecho un trabajo fantástico, pero esa ha sido la escena de crímenes toda la semana y las autoridades todavía tienen trabajo pendiente", indicó Scudamore.

Tottenham señaló que la decisión fue tomada debido a "preocupación por la seguridad a la infraestructura de High Road y el acceso al estadio, ocasionada por los disturbios del sábado".

"Nos disculpamos por cualquier inconveniente ocasionado a los seguidores debido a asuntos que están fuera del control del club", señaló Tottenham.

La violencia desembocó en caos total en Londres y otras ciudades durante las tres noches siguientes.

El capitán de Tottenham, Michael Dawson, expresó molestia por tener que retrasar el inicio de la temporada. Los incidentes también obligaron a suspender el miércoles un amistoso entre Inglaterra y Holanda en Wembley.

"Hemos trabajado durante seis semanas para estar listos, y ahora ya no tendremos la primera semana", comentó el zaguero. "Pero la seguridad es lo principal, y la policía no lo hubiese suspendido así porque sí".