La Superintendencia Financiera de Colombia estudia fortalecer la regulación y supervisión de las empresas que participan en la bolsa colombiana, para protegerlas de su mayor exposición ante la volatilidad de los mercados internacionales.

"La volatilidad de los mercados y el hecho de que los valores de mercados colombianos cada vez están más globalizados y tienen una mayor integración con otros mercados hace que necesariamente lo que sucede en el exterior pueda afectar a los mercados locales", explicó hoy el superintendente financiero, Gerardo Hernández.

"Eso naturalmente hace que tengamos la necesidad de fortalecer tanto la regulación como la supervisión sobre los agentes intermediados en general y sobre los agentes que participan en el mercado de valores", prosiguió Hernández durante una rueda de prensa celebrada en el marco de un congreso de la Asociación de Comisionistas de Bolsa de Colombia.

Durante la última semana las bolsas latinoamericanas han experimentado un comportamiento volátil ante la incertidumbre provocada por la posibilidad de que las crisis de Estados Unidos y Europa generen una nueva recesión mundial.

Desde mayo de este año empresas listadas en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) comenzaron a operar en el Mercado Integrado Latinoamericano (Mila), junto a otras compañías que cotizan en la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS) y la Bolsa de Valores de Lima (BVL).

Además, los parqués de Perú y Colombia planean fusionarse.

Hernández explicó que alguna de las medidas que estudia aplicar la Superintendencia Financiera de Colombia son exigir mayores niveles de patrimonio a las empresas intermediarias e intermediadas, revisar la calidad de su capital y reducir el exceso de endeudamiento en sus operaciones.

"En casos en que veamos que los intermediarios no están o no tienen desarrollado de manera adecuada sus modelos de riesgo y los estén aplicando de manera incorrecta, la superintendencia puede de manera preventiva suspender las actividades que realicen en esta materia", advirtió.