La estatua de la libertad cerrara, de nuevo, un año por reformas, según ha anunciado el secretario de Interior, Ken Salarzar, informó hoy en su edición digital "The New York Times".

El rotativo neoyorquino destaca que el nuevo cierre se producirá tras haber permanecido cerrada durante tres años por reformas tras el ataque del 11-S para hacer las mejoras de seguridad reclamadas por el Servicio Nacional de Parques.

El principal símbolo del llamado "sueño americano" y una de las mayores atracciones turísticas de Estados Unidos requiere una inversión de 27,25 millones de dólares para las nuevas mejoras de seguridad y después de la anterior inversión para reformar las vías de evacuación por valor de 6,7 millones de dólares.

No obstante, funcionarios no identificados por el diario explicaron que las reformas aún no podrán comenzar dado que no han sido completados los proyectos ni determinada la financiación de las obras.

Igualmente puntualizaron que no quieren que la estatua permanezca cerrada el 28 de octubre, el 125 aniversario de su inauguración, por lo que sería cerrada al público al día siguiente.

El responsable del Servicio de Parques de Ellis Island y de este monumento, Vince Swift, señaló que la gran mayoría de los turistas no sube por el interior y aseguró que "van a vivir exactamente la misma experiencia" mientras la estatua permanezca cerrada.