La exnovia brasileña del multimillonario George Soros presentó una demanda en Nueva York contra el conocido financiero, al que reclama 50 millones de dólares por regalar a otra mujer el apartamento en Manhattan que le había prometido cuando eran pareja y al que acusa también de agresión.

Adriana Ferreyr, de 28 años y conocida en su país por su participación en la telenovela "Marisol", presentó el miércoles ante un tribunal neoyorquino la demanda en la que exige a Soros la millonaria compensación por incumplir su promesa, según confirmaron hoy a Efe fuentes judiciales.

La actriz, cinco décadas más joven que el multimillonario financiero, sostiene que Soros, de 80 años, le prometió la vivienda cuando todavía estaban saliendo juntos, pero cambió de opinión tras la ruptura y se lo regaló a otra mujer.

La actriz de telenovelas y actual estudiante de la Universidad de Columbia en Nueva York también asegura en los documentos judiciales, publicados hoy por el New York Post, que el filántropo incluso la agredió cuando, tras una breve reconciliación, estaban discutiendo el asunto en la cama.

Ferreyr y Soros se conocieron en 2006 y mantuvieron una relación sentimental hasta que, según la demandante, el multimillonario decidió romper con ella, según recoge la demanda.

A principios de este año se produjo una reconciliación entre ambos, y después de una noche romántica, el octogenario le susurró al oído que había decidido entregar a otra mujer el apartamento del selecto barrio del Upper East Side de Manhattan que antes le había prometido a ella.

"Cuando todavía estaban en la cama, Soros abofeteó a Ferreyr y luego le puso las manos sobre el cuello para intentar estrangularla", se indica en la demanda reproducida por el diario.

El gurú financiero, siempre de acuerdo a la denuncia reproducida por el diario, le lanzó luego una lámpara que no golpeó a la brasileña pero se rompió sobre el suelo, dejando cristales rotos que le provocaron una herida en el pie que necesitó tres puntos de sutura.

El abogado del financiero, William Zabel, calificó la demanda de "frívola" en declaraciones al mismo diario y aseguró que la denuncia está "llena de acusaciones falsas y es obviamente un intento de extorsionar a mi cliente, quien es un hombre muy rico".

"George Soros no abofeteó, ni intentó estrangularla ni le tiró una lámpara", aseveró el abogado, quien añadió que la Policía de Nueva York investigó en su momento la supuesta agresión y concluyó que ésta no existió.

El estadounidense de origen húngaro es uno de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna estimada de 14.500 millones de dólares según Forbes, mientras que la brasileña se hizo famosa cuando todavía era una niña en su país gracias a las telenovelas.