Un fiscal colombiano interrogará al general Mario Montoya, retirado del Ejército colombiano, del que fue su comandante, y quien está involucrado en una falsa desmovilización de un supuesto frente de las FARC, informaron hoy fuentes judiciales.

Montoya, quien fue embajador en República Dominicana hasta hace pocos meses, deberá responder por su presunta responsabilidad en la supuesta entrega de armas y sometimiento a las autoridades del llamado "Bloque Cacica Gaitana" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El mismo fiscal llamó también a interrogatorio por la misma causa al comandante de la sexta brigada del Ejército, general Lelio Fadul Suárez Tocarruncho.

La desmovilización de esa presunta facción rebelde se registró en el 7 de marzo de 2006 en Alvarado, un municipio del departamento del Tolima (sur).

En esa ocasión, y ante periodistas que no creían en esa desmovilización, un total de 62 supuestos rebeldes anunciaron su disposición a ingresar en un proceso de reinserción oficial y entregaron sus armas al entonces comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo.

Precisamente Restrepo y el ahora excomandante de la regional de inteligencia militar del Tolima, Jaime Joaquín Ariza, están igualmente vinculados a ese proceso en la Fiscalía.

Varios testigos han señalado que la desmovilización fue "un montaje"y que los "rebeldes" fueron personas recogidas en las calles, a quienes entregaron uniformes nuevos y a casi todos fusiles falsos, de madera.

Restrepo fue comisionado de paz entre 2002 y 2009, durante el gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), y participó en decenas de desmovilizaciones, principalmente de paramilitares de la ultraderecha armada.