La semana más turbulenta desde el 2008 en Wall Street deparó el jueves otra variación de más de 400 puntos en el promedio industrial Dow Jones. Esta vez, las acciones tuvieron una de sus mayores alzas en la historia luego que los inversionistas percibieron algunas señales débiles de que la economía no se encamina a otra recesión.

Menos estadounidenses se unieron la semana pasada a las filas de los desempleados, y una gran empresa de alta tecnología informó que sus ingresos en este trimestre podrían crecer más rápido de lo que esperaban los analistas.

Las noticias empujaron a la baja los precios de los bonos del Tesoro a largo plazo, y el oro descendió luego de alcanzar un precio récord.

El promedio industrial Dow Jones se disparó 423,37 puntos o 3,9%, a 11.143,31.

Durante las sesiones del mercado en épocas más tranquilas, el alza que tuvo el Dow Jones hubiera sido considerada la mayor en meses. Para esta semana volátil, la variación no cumplió siquiera con el promedio.

El lunes, el Dow Jones se derrumbó 634 puntos, el martes se disparó 429 y el miércoles colapsó en 519. Es la primera vez que el Dow ha tenido cuatro variaciones seguidas de 400 puntos.

Carlton Neel, quien administra unos 2.000 millones de dólares como gerente de cartera en Virtus Investment Partners, dijo que los inversionistas tienen tanto miedo de ser el último en reaccionar dentro del mercado ante una variación abrupta que se lanzan en estampida para comprar o vender acciones, lo cual acentúa la volatilidad.

"El temor tiende a ser una emoción mucho más poderosa, y las ventas suelen ser más violentas que las alzas", señaló. "Pero la gente también está preocupada de no reaccionar si el mercado toca fondo".

Y ello obedecería a que están frescos los recuerdos de la crisis del 2008 en la mente de muchos inversionistas.

En octubre del 2008, el Dow tuvo cuatro días de ganancias de más de 400 puntos y cuatro jornadas de caídas similares. Ello incluyó un aumento de 936 unidades el 13 de octubre, después de que los bancos centrales europeos prometieron más ayuda a los grupos financieros y que el Tesoro estadounidense dio detalles su plan para rescatar a la banca.

Dos días después, un reporte mostró que las ventas minoristas habían caído más de lo que se esperaba, y el Dow cayó 733 puntos.

El viernes, el gobierno dirá cuánta gente gastó dinero en el sector de ventas minoristas durante julio. Los economistas esperan un alza de 0,4% en las ventas al menudeo, de acuerdo con la firma FactSet.

Los altibajos violentos de esta semana recuerdan el 2008, cuando la crisis financiera arrasó con el mercado bursátil. La última vez que el índice Standard & Poor's subió o bajó 4% en cuatro sesiones consecutivas, como lo hizo ahora, fue entre el 19 y el 24 de noviembre del 2008, de acuerdo con Kevin Pleines, analista de Birinyi Associates. Es apenas la tercera vez que ello ocurre desde 1934.

En octubre de 1987, incluido el día que se conoce como el "Lunes Negro", cuando el S&P se hundió más de 20%, ocurrió esto por primera vez.

El jueves, el Standard & Poor's 500 subió 51,88 enteros, el 4,6%, a 1.172,64, y el índice compuesto Nasdaq avanzó 111,63 puntos, el 4,7%, a 2.492,68.

Los tres principales indicadores de la Bolsa de Valores de Nueva York han perdido entre 1,6 y 2,6% en la semana. En lo va del año, el Dow ha perdido 3,8%, el S&P 6,8% y el Nadaq 6.

Las acciones de empresas de alta tecnología tuvieron los mayores aumentos. Las ganancias de Cisco Systems Inc. para el trimestre más reciente superaron las expectativas de los analistas. Cisco es considerada un referente de la industria tecnológica porque es la mayor fabricante mundial de equipo de redes informáticas.

La compañía añadió que, en el trimestre actual, sus ventas podrían crecer con mayor rapidez de la que esperaban los analistas. Las acciones de Cisco subieron 16%. Los títulos tecnológicos en el S&P aumentaron 4,5%.

El jueves, el Tesoro estadounidense vendió 16.000 millones de dólares en bonos a 30 años, con un rendimiento del 3,75%, la tasa más baja de ese instrumento desde marzo del 2009.

Los rendimientos de los certificados de deuda a plazos menores subieron, pero ello pareció una respuesta al incremento en las acciones. El rendimiento suele subir cuando el mercado bursátil tiene un buen día, porque hace falta un rédito más atractivo para que los inversionistas se interesen por los bonos.

El oro cayó 32,80 dólares por onza, a 1.751,50. Había rebasado los 1.800 dólares por vez primera el miércoles, mientras los mercados mundiales se derrumbaban.

En otras bolsas internacionales, el FTSE 100 británico aumentó 3,1%, a 5.162,83 puntos, mientras que el DAX alemán se incrementó 3,3%, a 5.797,66 y el CAC-40 francés cerró con un alza de 2,9%, en 3.089,66.

Más temprano, el Nikkei japonés descendió 0,6%, a 8.981,94.

El crudo de referencia West Texas Intermediate (WTI) ganó 2,83 dólares, o 3,4%, para cerrar a 85,72 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex). En el mercado de futuros ICE de Londres, el petróleo Brent subió 1,34 dólares, para finalizar la jornada en 108,02 dólares por barril.