El primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, celebraron hoy en Bogotá la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los dos países, que será efectia el próximo 15 de agosto.

"Estamos aquí para celebrar un momento histórico, con la entrada en vigor de un Tratado de Libre Comercio entre Canadá y Colombia", enfatizó Harper, quien recaló en Bogotá en una gira latinoamericana de seis días que ya ha pasado por Brasil y que este miércoles continuará hacia Costa Rica y Honduras.

El primer ministro Harper destacó que con la vigencia de este acuerdo "hay todo un abanico de posibilidades" para ambos países, y resaltó que Colombia es el quinto país receptor de inversiones canadienses y el segundo mercado para las exportaciones.

Para Santos, este TLC es "muy significativo" pues se trata del primer acuerdo firmado con un país del G-8 que tiene 34 millones de personas con "un PIB (producto interno bruto) per cápita que es siete veces el de Colombia".

Además, confió en que esta "sinergia" con Canadá permita a Colombia acelerar el crecimiento del empleo y avanzar en la lucha contra la pobreza.

"Este acuerdo nos va ayudar a dinamizar nuestra economía para tener recursos para lograr esos objetivos", admitió Santos y agregó que el "Tratado de Doble Tributación" está pendiente de ser avalado en la Corte Constitucional colombiana.

En Colombia hay una fuerte presencia de empresas canadienses de energía, sobre todo en los sectores de extracción minera y petrolera, que recientemente han sufrido ataques tanto a la infraestructura como al equipo humano por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Por ese motivo, Santos se comprometió a proteger a estas multinacionales "para ofrecerles todas las garantías y puedan operar sin ninguna restricción" en territorio colombiano.

"Las empresas canadienses están cada vez más presentes en Colombia y en zonas donde antes era imposible, la situación ha mejorado, estos grupos (FARC y ELN) se han debilitado y tengo toda la confianza de que el progreso seguirá", indicó Harper.

Además, Harper alabó el progreso experimentado en Colombia en materia de Derechos Humanos, seguridad y pobreza, que lo convierten en "un socio regional esencial de Canadá dentro del marco de los objetivos importantes, propagar la democracia, promover los derechos de la persona y mejorar la seguridad del hemisferio".

El ministro canadiense llegó a Bogotá acompañado por unas cien personas, entre ellas empresarios, sus ministros de Asuntos Exteriores, John Baird; de Comercio Internacional, Edward Fast; y por la ministra de Estado de Asuntos Exteriores para las Américas y Asuntos Consulares, Diane Ablonczy.