Los soldados sirios dispararon el viernes contra decenas de miles de manifestantes que gritaban "¡No nos postraremos!" en un enérgico desafío al presidente Bashar Assad, cuyo régimen trata de aplastar una revuelta popular pese a una amplia condena internacional.

Por lo menos un manifestante murió en la ciudad central de Homs, dijeron activistas. Ofensivas militares lanzadas pocas horas antes mataron a por lo menos dos personas.

Los viernes se han convertido en el día de las protestas en Siria, pese a la certeza de que el gobierno las reprimirá con balas y gases lacrimógenos. Las más recientes demostraciones fueron las más numerosas en Homs y en las afueras de Hama, en el centro de Siria; Deir el-Zour en el este, la provincia de Idlib cerca de la frontera turca y Latakia en el norte.

Las protestas en Deir el-Zour y en los suburbios de Hama fueron significativas porque las fuerzas del gobierno tomaron control de ambas áreas esta semana durante ataques militares mortíferos. El hecho de que siga habiendo manifestaciones es un indicio firme de desafío y una muestra más de que las fuerzas de Assad no pueden amedrentar a los manifestantes para que no salgan a las calles.

Los soldados sirios dispararon contra millares en Deir el-Zaour, según dos importantes grupos de activistas.

Los manifestantes se vieron en dificultades para movilizarse dentro de Hama debido al despliegue de soldados y francotiradores apostados en los techos, dijeron testigos.

"Hay puestos de seguridad cada 200 metros (655 pies), tienen listas y están buscando gente... Las mezquitas están rodeadas por soldados", dijo un activista de Hama a The Associated Press por teléfono, el cual habló a la condición de guardar el anonimato por temor a sufrir represalias.

Agregó que decenas de soldados estaban estacionados en la plaza Assi en Hama, que había sido el principal punto de reunión de cientos de miles de manifestantes en semanas recientes.

Siria ha prohibido el ingreso de la mayor parte de la prensa extranjera y ha restringido la cobertura local, lo que imposibilita recibir confirmación independiente de los hechos. El gobierno ha justificado sus medidas represivas bajo el argumento de que está lidiando con bandas de terroristas y delincuentes que fomentan la inestabilidad.

La ofensiva militar refleja la determinación de Assad de aplastar la rebelión pese a crecientes condenas internacionales, incluso sanciones estadounidenses y europeas.

______

Zeina Karam está en http://twitter.com/zkaram