Ignacio Flores Ocaranza, ex futbolista de Cruz Azul y de la selección mexicana, fue asesinado a tiros el miércoles por la noche, informaron las autoridades.

La Procuraduría General de Justicia del estado de Morelos indicó el jueves que el vehículo en el que viajaba Flores Ocaranza junto con dos hermanos, que sobrevivieron al ataque, fue baleado con rifles de alto calibre pocos minutos antes de la medianoche del miércoles en una gasolinera en el poblado de Champilpa, en la carretera desde la Ciudad de México hacia Cuernavaca.

"Sobreviven dos de los hermanos del ex futbolista que viajaban con él, los que están bajo custodia en un hospital, y las lesiones que presentan provienen de armas AK 45, comúnmente denominadas 'cuernos de chivo''', señaló la procuraduría en un comunicado.

Flores Ocaranza, de 58 años, fue defensa de Cruz Azul durante la década de los 70 y 80, y ganó cinco títulos con la Máquina. También disputó con la selección mexicana el Mundial de Argentina 1978.

"Es una noticia devastadora para el club", dijo el director deportivo de la Máquina, el chileno Alberto Quintano. "Se nos fue un símbolo de la institución y nos duele mucho".

"Nacho es parte de la historia de esta institución y además es uno de los ejemplos que siempre tuvimos por su gran calidad humana", agregó Quintano, quien fue jugador de Cruz Azul en los 70 cuando conoció a Flores.

"Cuando llegamos al equipo él estaba en las juveniles, creció con el plantel y se hizo un gran jugador y un referente", añadió el dirigente, que mencionó que el equipo planea rendirle un homenaje a Flores, aunque todavía no tienen los detalles.