El Fiscal General de Bolivia, Mario Uribe, advirtió el jueves que la administración de justicia "colapsó" por una recarga de demandas en medio de esfuerzos del presidente Evo Morales por impulsar la elección de magistrados y jueces por voto ciudadano para mejorar el sistema.

"Semanas y meses deben esperar los fiscales para que los jueces atiendan un requerimiento y mucho más para los juicios orales, que son señalados en uno o dos años", dijo Uribe.

La administración judicial "colapsó" por una saturación de causas en ocho de las nueve regiones del país, acotó.

La Corte Suprema de Justicia dijo recientemente que 848 jueces deben atender 591.000 causas lo que provoca una creciente demora judicial. Informes del gobierno aseguran que tres cuartas partes de los reclusos en el país no han sido condenados y esperan sentencia en cárceles atestadas.

Cada uno de los 848 jueces recibe por día un promedio de dos casos y resuelve uno, según datos del Consejo de la Judicatura para el año 2010.

El retardo, la corrupción y la injerencia del poder político son las principales causas para la mala imagen pública de la justicia, según diversas encuestas. El Tribunal Supremo atribuyó la demora a las acefalías. En ese tribunal trabajan ocho magistrados de 12 y tienen pendientes 8.200 causas.

La oposición política acusó al mandatario de designar jueces y de utilizar a la justicia para perseguir y sacar de carrera a los adversarios pero las autoridades señalaron que el gobierno busca acabar con la impunidad de ex funcionarios corruptos.

En medio de ese panorama, Morales busca elegir a magistrados y jueces en unas inéditas elecciones previstas para el 16 de octubre pero el plan ha tropezado con duros cuestionamientos de la oposición que acusa al gobierno de pretender controlar la judicatura y está convocando a anular el voto.

Morales ha dicho que la elección por sufragio es el mejor camino para garantizar la independencia del Poder Judicial. Los 118 candidatos en carrera para 56 cargos fueron seleccionados por la Asamblea Legislativa que controla el partido de gobierno.

De los 118 candidatos 44 son indígenas y 54 son mujeres lo que marcará otro avance en la inclusión social de sectores tradicionalmente postergados. El vicepresidente Alvaro García vaticinó hace unos días que el próximo presidente del Tribunal Supremo de Justicia podría ser un indígena. Si así fuera será la primera vez en la historia del país.

Las elecciones judiciales serán para elegir a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, Tribunal Constitucional, Tribunal Agroambiental y Consejo de la Magistratura.