La Municipalidad de Lima anunció hoy que se suma a las medidas que dictó el Ejecutivo para reforzar la seguridad ciudadana y comprará el día de descanso de 300 policías para que se dediquen a vigilar el centro histórico de la capital.

La decisión fue anunciada hoy a los periodistas por el gerente de Seguridad Ciudadana de la municipalidad limeña, Gabriel Prado, y se aúna a una medida similar que aplicará el Gobierno central desde la próxima semana en cinco regiones del país.

La Policía peruana tiene que cumplir actualmente el sistema de trabajo denominado del "1x1", que significa que después de una jornada de 24 horas en una comisaría le sigue un día franco en el que los efectivos normalmente trabajan brindando seguridad en una entidad privada, como un banco o una empresa particular.

Con la compra del día de franco se eliminará este sistema del "1x1" y los agentes contarían con una jornada "más corta de trabajo, debido a la mayor rotación" de personal, opinó el ex director de la Policía Nacional José Tizoc, en declaraciones al diario La República en las que respaldó esta medida.

Ante la situación de inseguridad en las calles, el ministro del Interior, Oscar Valdés, anunció ayer que el gobierno le comprará los días de franco a 13.000 agentes para reforzar el resguardo en las ciudades de Piura, Trujillo, Chiclayo, Callao y el distrito limeño de Comas.

Para esa labor, Valdés informó que el Gobierno central dispondrá de un presupuesto de 67 millones de soles (24 millones de dólares) hasta el fin de año, con la opción de evaluar su extensión hasta el primer trimestre del 2012.

Prado explicó que la compra del día de descanso a los 300 policías en Lima supondrá un desembolso de 20 millones de soles (7 millones de dólares) y que los efectivos serán distribuidos en las zonas de mayor incidencia delictiva en el centro de la capital.

La decisión de comprar el día de descanso a los policías también recibió el respaldo del exministro del Interior Remigio Hernani, quien opinó que "en 12 meses se van a poder medir los resultados" en las ciudades donde se aplicará.

Hernani criticó que en el Gobierno de Alan García (2006-2011), en el que fue ministro, "no había el apoyo ni la decisión política" para cumplir con la seguridad ciudadana, ni tampoco fue una prioridad eliminar el sistema del "1x1".

El incidente que forzó al Gobierno a tomar medidas concretas para combatir la inseguridad y la delincuencia en las calles fue el intento de robo sufrido hace una semana por la familia del congresista Renzo Reggiardo, en el cual resultó herida de bala su hija Ariana, de 9 años.