Perú está preparado para afrontar una eventual crisis internacional, respaldado en la fortaleza de su economía y las reservas especiales que tiene para este tipo de contingencias, afirmó hoy el primer ministro peruano, Salomón Lerner.

En una rueda de prensa posterior a la segunda reunión del Consejo de Ministros, Lerner declaró que los peruanos deben actuar de manera solidaria "y con sentido patriota" para afrontar los posibles efectos de la crisis que afecta a los Estados Unidos y Europa.

"Por encargo del presidente Ollanta Humala hacemos una declaración por estos problemas económicos que viene atravesando Estados Unidos y la Comunidad Europea y declaramos que el Gobierno estudia la situación y estamos preparados para enfrentarla exitosamente", enfatizó.

El primer ministro también aseguró que, a pesar de la coyuntura económica internacional negativa, se ejecutarán los programas sociales propuestos por Humala para atender a los sectores más desamparados del país.

Esto fue respaldado por el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, quien dijo que el Ejecutivo adelantará la implementación de un programa destinado a atender a las personas mayores de 65 años que no reciben una pensión de jubilación y ampliará la cobertura del programa de ayuda social Juntos.

"En el más breve plazo, en vista de que tenemos cuentas fiscales superavitarias en el primer semestre, se va a adelantar un conjunto de programas de gasto, en particular para que empiecen los programas sociales que fueron la plataforma de (las propuestas de) gobierno", indicó.

Castilla señaló que en el Consejo de Ministros de hoy se evaluó el posible impacto de la crisis internacional y confió en que una vez superada la volatilidad en las bolsas del mundo y las inversiones internacionales los flujos económicos retornarán a países como Perú.

"Realizaremos un monitoreo muy cercano conjuntamente con el jefe del Gabinete, los ministros de Estado, el Banco Central de Reserva y la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP", indicó.

El ministro también dijo que se ha decidido "destrabar" las inversiones públicas que ya cuentan con expedientes técnicos y que se hará un trabajo intenso para reducir las barreras que restringen la construcción.

"Además habrá un programa de monitoreo muy cercano a las empresas financieras de menor tamaño, que pueden ser sujetas de volatilidad en los flujos", adelantó.

Castilla indicó que el presupuesto del sector público le dará en 2012 prioridad a las obras de infraestructura importantes, tanto públicas como las de asociaciones público-privadas, y se potenciará el crecimiento del comercio intrarregional, un aspecto que Perú considera muy importante para amortiguar una crisis mayor.

"Estamos preparados, tenemos los fundamentos adecuados para poder enfrentar cualquier embate y, en particular, un entorno de menor crecimiento global", reiteró.

Durante la rueda de prensa, el ministro del Interior, Oscar Valdés, también anunció que unos 13.000 policías de Lima y de tres ciudades del interior del país se dedicarán desde la próxima semana a resguardar a la ciudadanía.

Valdés dijo que el Consejo de Ministros aprobó hoy un decreto que autoriza al Ejecutivo a invertir 67 millones de soles (24,3 millones de dólares) para aplicar esta medida en las regiones Piura, La Libertad, Lambayeque, Callao y en el distrito limeño de Comas.

El ministro aseguró que se trata de una decisión de urgencia para luchar contra la sensación de inseguridad ciudadana "en los lugares donde la delincuencia está haciendo uso y abuso" de la violencia.

"Creo que si empezamos a entender el problema de la seguridad en esa magnitud, todos tendremos ciudades más tranquilas en las cuales nuestros hijos puedan salir a las calles. El presidente Ollanta Humala ha insistido de que tenemos que darle seguridad a la gente más pobre", acotó.