El presidente venezolano Hugo Chávez acusó el jueves a sus adversarios de tratar de dividir a los militares apoyando los intereses del "Imperio", mientras él se somete a la segunda ronda de quimioterapia contra el cáncer en Cuba.

El mandatario habló dos veces el jueves por teléfono con programas de la televisión oficial y dijo que las provocaciones a la Fuerza Armada se realizan bajo las órdenes de un "imperio", que además se está desmoronando por la crisis del capitalismo, al tiempo que pidió unidad en sus filas.

"Están cumpliendo las órdenes del imperialismo. Tratando de dividir a la Fuerza Armada, tratando de desmoralizarla", dijo en su segunda llamada del día a la televisión, durante la inauguración de un batallón de helicópteros encabezada por el ministro de Defensa.

En días recientes, sus oponentes se han quejado de que militares activos manifiesten adhesión a su gobierno en discursos públicos. El diario Tal Cual ha denunciado que militares de alto rango afirmaron que no reconocerían otro gobierno que el de Chávez tras las elecciones presidenciales del 2012.

El mandatario rechazó las acusaciones y dijo que la Fuerza Armada tendrá el rol de cuidar y garantizar la transparencia de las elecciones, pese a que sus oponentes mantiene una "conspiración abierta" ante una inminente derrota.

"Respeten a mi digna Fuerza Armada Bolivariana... dejen quieta a mi Fuerza Armada. Canalla de hipócritas, apátridas. Hay unos oficiales retirados que también que se meten a la canalla. Bueno, allá ellos: indignos", afirmó.

La coalición opositora, llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD), replicó que las críticas de Chávez reflejan los movimientos en su propio entorno.

"Es desde el seno del Gobierno de donde han salido las amenazas a desconocer la voluntad popular o al uso de las armas... Más que preocuparse por la Unidad, el jefe del Estado debe preocuparse por lo que pasa dentro de su gobierno", dijo en un comunicado.

Además resaltó su confianza en que los militares respeten los resultados electorales y pidió al mandatario dejar de intervenir en la institución.

"El mensaje es para usted, señor presidente: deje tranquila a la Fuerza Armada. No obligue a los militares venezolanos a decir consignas a favor de usted o de su ideología política", indicó.

La Fuerza Armada ha repetido por años la consigna de "patria, socialismo o muerte" que identifica el proyecto de Chávez y acompañaron el cambio de seña a "independencia, patria socialista, viviremos y venceremos" que propuso el presidente tras enfermarse.

Chávez dice que la oposición sufre problemas internos mientras avanza hacia las primarias que convocó para febrero del 2012. "Ahora andan como locos, hundiéndose entre cuchilladas", dijo el presidente.

Al menos seis precandidatos se han postulado a la contienda para elegir al retador de Chávez.

"La mesa de la unidad de los 'mu, mu, muuuu, muuu, la muuu, muuu'. Tengo una vaca lechera, se llama 'mu, la muuuu...' Ellos no es que sean brutos, es que ellos manipulan", dijo Chávez mofándose de sus adversarios.

El mandatario dice que sus detractores están alineados con los intereses del "Imperio" que apetece las enormes reservas de petróleo de su país.

"Necesitamos una Fuerza Armada muy poderosa, muy poderosa dije. Si tenemos la primera reserva de petróleo del mundo y nuestro país en una revolución socialista", indicó.

Además aseguró que con Venezuela podría repetirse una situación como la de Libia, donde en su opinión se desarrolla una guerra por el control del petróleo en la cual la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) representa los intereses capitalistas.

"Se vuelven locos... tienen una gran fuerza militar y son como un león herido. Entonces hay que tener cuidado, hay que decirles 'no se atrevan con nosotros' y si se atreven les va a costar caro", refirió.

Según el mandatario, la crisis económica actual ha incrementado la amenaza.

"Ahí están los países capitalistas europeos en su laberinto. Ahora, lamentamos mucho lo que está pasando en Londres, ¡Están quemando a Londres Dios mío...!. La crisis de España, en Grecia, en Italia, suspendieron hasta las vacaciones. Estados Unidos ha recortado como 3 millones de millones. Es una crisis terrible la que tienen, es el capitalismo", afirmó.

Poco antes, Chávez había dicho que estaba en su "cama de convaleciente" recibiendo su segunda ronda de quimioterapia.

"Estoy aquí acostadito largo a largo. Recibiendo, bueno, mi sesión de quimioterapia del día de hoy, que comenzó el día lunes y debe terminar mañana viernes. Son cinco jornadas intensas, desde la mañana, hoy temprano", señaló.

Sin embargo, volvió a mostrarse al mando del gobierno, tal como ha hecho varias veces mientras recibe tratamiento contra el cáncer, comentando créditos que en proceso para su país desde China (4.000 millones de dólares pagaderos con petróleo) y Rusia (4.000 millones de dólares, la mitad para la compra de armas).

El mandatario, de 57 años, dijo estar "asimilando bien el tratamiento", que lo llevó a trasladarse a Cuba desde el sábado. Chávez también estuvo en La Habana en junio, cuando le extrajeron un tumor canceroso, y en julio para recibir la primera ronda de quimioterapia.