Los bonos del Tesoro de EE.UU. a 30 años recibieron hoy la menor demanda de los últimos dos años y medio, en la primera subasta de deuda desde el anuncio de la rebaja de la calidad de la deuda estadounidense por Standard & Poors.

De los 33.000 millones de dólares en ofertas recibidas, el Tesoro adjudicó 16.000 millones en bonos a 30 años con una tasa elevada del 3,750 %, por encima de las previsiones de los analistas, que esperaban un rendimiento del 3,620 %.

La relación oferta a demanda se ubicó en 2,08, la más baja desde febrero de 2009 si se comparaba con la media de 2,64 de las últimas subastas, indicó el Tesoro.

El dato contrasta con la buena recepción de la subasta de bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años de ayer miércoles.

Las dudas ante la debilidad de la economía y el reciente anuncio de la Reserva Federal (Fed) de mantener los tipos de interés por debajo del 0,25 % han alimentado las reticencias de los compradores a invertir en los bonos estadounidenses.

La fecha del bono es el 15 de agosto de 2011 y vence el 15 de agosto de 2041.