La presidenta Cristina Fernández suspendió el jueves sus actividades y viajó a la sureña provincia de Santa Cruz para acompañar a su nuera debido a que la joven sufrió la pérdida de su embarazo.

Fernández había anunciado con mucha felicidad el 14 de julio que su hijo mayor, Máximo Kirchner, y la pareja de éste, María Rocío García, quienes residen en Santa Cruz, esperaban un hijo. La mandataria también señaló que la noticia de ese embarazo le hubiera alegrado a su fallecido esposo y antecesor, Néstor Kirchner.

Fernández tuvo que suspender un encuentro con el gobernador de la norteña provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey, y la visita a la muestra tecnológica Tecnópolis, en los alrededores de Buenos Aires. Además no podrá acudir a la inauguración de las nuevas oficinas de la empresa argentina Globant en esta capital, según indicó la presidencia al informar las razones del viaje imprevisto de la mandataria.

No precisó de cuántos meses de embarazo estaba García.

Máximo, de 34 años, y su novia, de 35, viven en la ciudad santacruceña de Río Gallegos. El joven es líder de la corriente kirchnerista "La Cámpora". García también integra esa agrupación, varios de cuyos mayores referentes aspiran a distintos cargos legislativos desde los primeros lugares de las listas electorales del oficialismo para los comicios presidenciales del 23 de octubre, en los que Fernández peleará por la reelección.