El Consejo de Ministros de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) designó el jueves al argentino Carlos Alvarez como su nuevo secretario general en medio de enfáticos pronunciamientos sobre la solidez de América latina ante la crisis de Europa y Estados Unidos.

El nuevo secretario, que asumirá el 1 de septiembre, aseguró que "se buscará la convergencia entre los distintos organismos" regionales, como el Mercosur, los Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para consolidar la integración.

Los cancilleres de Argentina, Héctor Timerman; de Venezuela, Nicolás Maduro, y el anfitrión uruguayo Luis Almagro encabezaron la XVI reunión del organismo que admitió la adhesión de Nicaragua y la inminente incorporación de Panamá, en otro paso del regionalismo abierto que promueve desde 1980 cuando se fundó en reemplazo de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC).

La ALADI está integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela y administra jurídicamente los acuerdos comerciales entre sus miembros, cuyo comercio ascendió a casi 124.000 millones de dólares en 2010 y se espera que en 2011 alcance los 150.000 millones de dólares.

Almagro destacó el creciente rol de la ALADI y dijo que América Latina "pasó de ser el menú para convertirse en comensal", cita que acompañó posteriormente Timermam quien destacó que la región "avanza en la integración sin dejar de lado la atención social".

Maduro enfatizó "la situación favorable para el desarrollo de nuestra región" y dijo que 15 o 20 años atrás era impensable porque "estábamos sometidos a las fórmulas extrañas y recetas económicas de shock y destruyendo a nuestros países. Ahora la región tiene un camino de pensamiento propio para enfrentar la crisis".

Alvarez fungió como vicepresidente de Argentina entre 1999 y 2000, cuando renunció por discrepancias con el entonces presidente Fernando de la Rúa, no tuvo oposición. También presidió el comité de representantes del Mercosur.

El embajador ecuatoriano en Uruguay Emilio Izquierdo Miño, presidente del Comité de Representantes, presentó un informe sobre las acciones desarrolladas por la ALADI en el que se destacó el objetivo regional de "generar condiciones para que los beneficios económicos y comerciales de la integración alcancen a todos los sectores de la sociedad, especialmente los más vulnerables".

El uruguayo Gonzalo Rodríguez Gigena, presidente de la Conferencia de Evaluación y Convergencia para la implementación de las distintas resoluciones, admitió que se perciben algunas diferencias al interior de la ALADI que "giran en torno a las distintas visiones respecto a la manera de abordar desde una perspectiva regional la apertura de los mercados" de forma de lograr "la convergencia progresiva de los acuerdos en función del establecimiento de un mercado común latinoamericano, con ciertas metas y plazos".

Alvarez sostuvo que en los procesos de integración "siempre existen problemas, pero ellos se van superando en negociaciones".

Respecto a la adhesión de Nicaragua al organismo, el director de comercio exterior de esa nación centroamericana, Jesús Bermúdez, dijo que su país "aspira a la unidad e integración de los pueblos... inspirada en los principios de unidad, complementariedad y solidaridad".

Nicaragua había solicitado su ingreso en 2009 y cumplirá con "todos los requisitos y prescripciones establecidos en el ordenamiento jurídico de la ALADI para concluir nuestro proceso de adhesión en el menor tiempo posible", dijo Bermúdez.

La embajadora de Panamá, Digna María Donado, dijo a la AP que "esperamos pronto terminar todos los detalles" técnicos e incorporarnos a la ALADI como miembros plenos.