El nuevo presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) de Perú, Ricardo Soberón, se mostró hoy confiado en que el gobierno del presidente Ollanta Humala podrá derrotar en cinco años al narcotráfico en el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE).

"Estoy seguro de que con el concurso del gobierno local y regional vamos a poder desterrar del VRAE al narcotráfico en cinco años", dijo el llamado "zar antidrogas" en una entrevista con Panamericana Televisión.

Soberón, que asumió el cargo esta semana, explicó que la apuesta presentada por su despacho es llevar el modelo de cultivos alternativos aplicado en la región de San Martín, que concentró los cultivos de coca por muchos años, a la zona del VRAE, en la selva sur del país que comparten las regiones de Junín, Ayacucho, Apurímac y Cuzco.

En el VRAE, además, se ha asentado desde fines de los años noventa un importante contingente de la banda armada Sendero Luminoso, que actúa en connivencia con el narcotráfico, según la policía peruana.

La derrota del narcotráfico "no la vamos a conseguir arrasando el VRAE, sino actuando con inteligencia", como por ejemplo cortar el suministro de materiales químicos -precursores de la droga- en esa región, apuntó Soberón.

Las declaraciones de Soberón, un ex asesor de congresistas vinculados a los movimientos cocaleros, contrastan con las opiniones del ministro de Defensa, Daniel Mora, que está a favor de la erradicación forzosa de los cultivos de coca.

El "zar antidrogas" añadió que es necesario dar "leyes que ataquen y hagan el mayor daño posible" a las actividades del narcotráfico, pues en su opinión no ha habido una óptima aplicación de la legislación en ese tema.

Según el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), Perú tiene actualmente 61.200 hectáreas de cultivos de hoja de coca en su territorio, la mayoría de las cuales está en el VRAE.