Pese a haber planificado su presupuesto anual sobre un cálculo del precio del barril del petróleo de 40 dólares y de haberse asociado comercialmente con otros países que disminuyen su dependencia de Estados Unidos, Venezuela aguarda el impacto de la crisis pendiente de los precios del petróleo.

Analistas consultados por Efe coinciden en que la crisis que sufren los mercados internacionales llegará a Venezuela en función del crudo.

Aunque el país tiene reservas, algunos señalan que la utilización de parte de los excedentes del petróleo por parte del Gobierno y el endeudamiento adicional que ha ido asumiendo abren incógnitas.

"Una crisis en la economía más poderosa del planeta como Estados Unidos va a afectar a la economía global y obviamente nos impactará", dijo a Efe Jesús Faría, especialista en Economía Internacional y diputado del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Faría explicó que el "mecanismo de contagio" de esa crisis hacia la economía venezolana se producirá en función del petróleo aunque consideró que el país "ahora cuenta con mecanismos de defensa", con "elevadas reservas internacionales" que ascienden a casi 30.000 millones de dólares.

El diputado recordó que EE.UU. sigue siendo el principal socio comercial de Venezuela, y es el destino, en cifras aproximadas, del 50 % de las exportaciones petroleras, y el origen del 60 % de las importaciones venezolanas, pero señaló que Venezuela ya no depende "absolutamente" de la economía de ese país.

"Obviamente EE.UU. sigue siendo el principal interlocutor comercial de Venezuela pero en grado muy inferior, en los últimos cuatro o cinco años", reiteró Faría, al subrayar que "de forma acelerada, se ha producido una diversificación de los mercados".

Puso como ejemplo a China, adonde Venezuela envía cerca de medio millón de barriles de petróleo diarios que, subrayó, vende "en función de los precios internacionales".

Para Liliana Hernández, exdiputada, abogada y especialista en finanzas públicas del partido opositor Un Nuevo Tiempo, Venezuela no está de ninguna manera blindada contra la crisis.

"Es verdad que se han creado fondos con los excedentes petroleros, pero el Gobierno se los ha ido comiendo", señaló a Efe Hernández, al recordar que los créditos adicionales aprobados en los últimos meses por el presidente, Hugo Chávez, y el Parlamento demuestran una "falta de planificación presupuestaria".

El pasado 9 de junio, la Asamblea Nacional (AN) aprobó el endeudamiento "complementario" por 45.000 millones de bolívares (10.465 millones de dólares) que se sumaron a los 54.000 millones de bolívares (12.558 millones de dólares) que ya se habían presupuestado.

Ayer mismo, la AN, de mayoría oficialista, aprobó créditos adicionales por un monto total de 9.800 millones de bolívares (2.280 millones de dólares), que se suman a otras partidas en los últimos meses.

"Cuando calculan a 40 dólares el precio del barril de petróleo y saben que el ingreso petrolero por más que caiga no llegará a eso le estás dando al poder central la posibilidad de tener una especie de caja chica pero indeterminada, que no rinde cuentas", dijo.

La exdiputada reclamó que se "sincere" el presupuesto real del país, así como los ingresos que se perciben por las vías de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y por la recaudación de impuestos.

El economista Hugo Farías, del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice), no cree que la sociedad comercial con China o Brasil puedan compensar la pujanza de la economía estadounidense, "la locomotora del mundo", recordó.

Asimismo, manifestó a Efe su desconfianza en los supuestos colchones con los que cuenta Venezuela para amortiguar el impacto de la caída de las bolsas mundiales y recuerda que lo mismo se dijo hace un par de años "cuando se asomó la crisis".

"Aún estando los colchones creo que esto se suele gerenciar ineficientemente en Venezuela, no creo que podamos compensar totalmente los efectos de la crisis", dijo Farías, al recordar los problemas que históricamente ha tenido el país para crecer económicamente.

"Dadas las pírricas tasas de crecimiento, no creo que pueda ser peor", añadió Farías, en momentos en que la economía venezolana comienza a crecer a un ritmo del 4 % después de dos años de registro negativo.

El economista recordó que Venezuela es "un caso desastroso" de crecimiento económico desde 1978.

"Hay casos milagrosos de crecimiento pero nosotros somos considerados como uno de los casos desastrosos, y esto no es invento de Chávez ni es su culpa, Chávez es consecuencia, precisamente, de ese rollo", comentó el economista de Cedice.