La crisis económica está golpeando a los estadounidenses en un lugar donde pasan buena parte de su tiempo de ocio: la televisión.

Un número récord de televidentes en Estados Unidos están cancelando suscripciones a la televisión por cable y satélite, según un análisis de The Associated Press de los informes financieros trimestrales de las empresas.

La industria de televisión por suscripción reportó primero una pequeña perdida neta de suscriptores hace un año. Este año, ese goteo se ha convertido en un río.

La causa principal parece ser el desempleo persistente y un mercado inmobiliario que ha obligado a muchas personas a vivir con sus padres, lo cual ha reducido la necesidad de mantener una suscripción a cable por separado.

También es posible, sin embargo, que la gente este abandonando el cable a favor de videos baratos en internet, una amenaza de la cual el sector era consciente. De ser cierto, podrían aplicarse mayores restricciones a los videos online a la medida que las empresas de televisión y los estudios de Hollywood intentan asegurar que se les paga por lo que producen.

En un conteo de AP, ocho de los nueve mayores proveedores de televisión por suscripción en Estados Unidos perdieron 195.700 suscriptores en el segundo trimestre.

Es la primera baja trimestral para el grupo, que sirve un 70% de los hogares. Incluye cuatro de las mayores empresas de cable, que han estado perdiendo suscriptores por varios años. También incluye las empresas de telefonía Verizon Communications Inc. y AT&T Inc. y las compañías de satélite DirecTV Group Inc. y Dish Network Corp. Esas cuatro empresas le han estado quitando clientes a la televisión por cable, lo cual contrarrestaba las perdidas del cable... hasta ahora.

La empresas de telefonía siguieron añadiendo suscriptores en el segundo trimestre, pero DirecTV y Dish perdieron clientes en conjunto, la primera vez que sucede eso en la industria de televisión por satélite en Estados Unidos.

El conteo de la AP excluye a Cox Communications, la tercera más grande empresa de cable, y a varias compañías de cable más pequeñas. Cox no revela cifras sobre suscriptores por ser una empresa privada.

Craig Moffett, analista de Sanford Bernstein, calcula que la industria de televisión por cable, incluidas las compañías que no fueron contadas, perdieron 380.000 suscriptores en el segundo trimestre. Eso se traduce a uno de cada 1.000 hogares estadounidenses, y duplica las perdidas del segundo trimestre de año pasado. Ian Olgeirson de SNL Kagan calcula que la cifra es aún más alta: 425.000 a 450.000 suscriptores perdidos.