Dos inmigrantes mexicanos, que se encuentran en Estados Unidos sin autorización legal, fueron sentenciados a 10 meses de prisión por un juez federal en Pittsburgh, y serán deportados por poseer casi 39.000 dólares en billetes falsificados.

La deportación se llevaría a cabo en breve, pues los dos acusados habían pasado ya 10 meses detenidos. Los billetes falsos eran de 100 dólares cada uno.

Alejandro Vargas Cerón, de 31 años, e Israel Leyva Sánchez, de 23, fueron sentenciados el miércoles por el juez federal de distrito David Cerone, quien también impuso una sentencia de dos años de libertad condicional a los dos mexicanos, en caso de que eludan la deportación o regresen al país.

Los investigadores dicen que los billetes fueron producidos mediante una imprenta "offset" y papel blanqueado con cloro. Esa técnica habría derivado en billetes de apariencia más auténtica que aquellos impresos por computadora.

Los abogados de los dos mexicanos se negaron a hablar sobre el caso.