El Gobierno francés estudiará a lo largo de este mes nuevas medidas para garantizar el respeto de los objetivos marcados para reducir su déficit, informó hoy la presidencia gala.

Así se decidió tras el encuentro sobre la situación económica y financiera mantenido entre los principales miembros del Ejecutivo con el presidente, Nicolas Sarkozy, que interrumpió hoy sus vacaciones estivales para tal fin.

En el mismo participaron el primer ministro, François Fillon, el ministro de Exteriores, Alain Juppé; y el de Economía y Finanzas, François Baroin; la titular del departamento de Presupuesto y portavoz gubernamental, Valérie Pécresse, el de Asuntos Europeos, Jean Léonetti, y el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer.

Sarkozy propuso a los ministros que aporten nuevas propuestas para garantizar el respeto de esos objetivos, que según el Elíseo serán sometidos a un primer análisis el próximo 17 de agosto, y adoptados en una reunión posterior, fijada para el 24 de agosto.

En un comunicado difundido tras la reunión la presidencia recordó que, entre otras medidas, la reforma de las pensiones en 2010 ha permitido reforzar "de manera duradera" el mantenimiento a largo plazo de las finanzas públicas, y reafirmó los compromisos tomados de cara a la reducción del déficit, que para este año se prevé que sea del 5,7 % del PIB.

En la reunión Sarkozy se congratuló igualmente de que las medidas tomadas por las autoridades españolas e italianas, así como la intervención del Banco Central Europeo (BCE), hayan sido eficaces para reducir "de manera significativa" las tasas de interés sobre la deuda de ambos países.

Asimismo, destacó que las decisiones de las instituciones europeas y estadounidenses han permitido reducir las tensiones sobre los mercados financieros.

Baroin afirmó a la prensa al término de ese encuentro que "esas medidas han funcionado, se inscriben a largo plazo, son sólidas y están hechas para durar", y hasta la fecha han provocado a su juicio "una mejora dentro de un contexto de agitación".

"Conviene mantener la cabeza serena y tomar distancia respecto a los acontecimientos", indicó el ministro de Economía, para quien la evolución actual valida la estrategia económica emprendida dentro del país por el Gobierno galo.