El presidente francés Nicolas Sarkozy interrumpió sus vacaciones el miércoles para encabezar una reunión de emergencia sobre la incertidumbre en los mercados financieros.

Entretanto, el Banco Nacional de Suiza anunció que está inyectando más francos suizos al mercado para combatir la "masiva sobre valoración" de su moneda respecto del dólar y el euro.

La oficina del mandatario informó en un comunicado que Sarkozy asistirá a una reunión de emergencia el miércoles por la mañana en el palacio presidencial del Elíseo con ministros seleccionados y el director del banco central francés sobre "la situación económica y financiera".

Estarán presentes los ministros de Finanzas, Francois Baroin; de Presupuesto Valerie Pecresse; de Exteriores Alain Juppe, y de Asuntos Europeos Jean Leonetti.

Sarkozy y algunos otros líderes europeos han sido criticados por permanecer en sus tradicionales vacaciones de agosto mientras los mercados financieros están atrapados en un torbellino. El mandatario galo estaba en la riviera francesa a principios de semana.

Una idea que podría ser debatida en la reunión es la sugerencia del ministro de Finanzas francés de que la eurozona podría aumentar el caudal del fondo de rescate europeo. Pero Alemania, que tiene la economía más fuerte en la región, se ha mostrado renuente a hacer más para ayudar a sus vecinos endeudados.

Después que la agencia Standard & Poors degradó la calificación crediticia de Estados Unidos la semana pasada, se suscitaron temores de que Francia podría ser la próxima afectada en perder la codiciada calificación AAA, especialmente si tiene que contribuir más a cualquier paquete de rescate financiero en Europa.

Asimismo, el Banco Nacional de Suiza anunció el miércoles que inyectaba más francos suizos al mercado para reducir el valor de su moneda.

El instituto logrará su objetivo aumentando la liquidez a los bancos comerciales a 120.000 millones de francos suizos (165 millones de dólares) desde 80.000 millones de francos.

El banco también llevará a cabo una permuta financiera en moneda extranjera para reducir el valor de su moneda, que se ha disparado por su estatus de inversión segura entre los inversionistas para colocar efectivo durante la actual volatilidad en los mercados financieros.

El anuncio del miércoles llegó después de que el franco casi alcanzó el mismo valor que el euro en la madrugada. El banco dijo que tomará más medidas "si es necesario".