La policía antidroga de Bolivia confiscó 45 vehículos, tres haciendas con 250 reses, siete inmuebles y detuvo a cinco miembros de una presunta banda internacional de narcotraficantes en tres ciudades del país, se informó el miércoles oficialmente.

Los operativos policiales tuvieron lugar el martes en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz pero en está última es donde hubo mayores incautaciones, informó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Fernando Amurrio.

La policía incautó a los sospechosos 72.500 dólares y moneda nacional equivalente a 8.000 de esa misma moneda. No se informó de decomiso de cocaína. La policía no reveló la identidad y nacionalizada de los detenidos.

El jefe policial explicó que el cruce de información con la policía chilena permitió desbaratar a la banda que tenía nexos con la detención en Chile el mes pasado de dos bolivianos, dos chilenos y un brasileño en posesión de un alijo de cocaína que pretendía ser embarcada a España.

En el primer semestre, la policía confiscó 14 toneladas de cocaína, la mayor incautación para el período y detuvo a más de 1.600 sospechosos de traficar con drogas la mayoría bolivianos.

Bolivia es tercer productor mundial de coca y cocaína después de Colombia y Perú. Los cocales alcanzan a 30.900 hectáreas, según la Organización de las Naciones Unidas, ONU, de las cuales hasta 20.000 son legales y están destinadas a usos tradicionales de amplia práctica en el país. El resto va al narcotráfico.

Diversos informes indican que el tráfico de cocaína aumentó en los últimos años por falta de un mayor control en las plantaciones de coca. No obstante, las autoridades niegan que en el país se hayan asentados carteles internacionales de la droga.