La Agencia Internacional de la Energía (AIE) informó hoy de que la relativa calma de los mercados el pasado julio ha sido sustituida por una perspectiva "mucho más negra" para lo que queda de año, que hacen revisar a la baja las previsiones de demanda de petróleo para 2011.

"La posibilidad de una fuerte ralentización del crecimiento mundial a corto plazo, particularmente en Estados Unidos, ha llevado a algunos analistas a recortar las estimaciones de demanda para este año y 2012", indicó en su informe mensual sobre el mercado de petróleo.

La demanda mundial de crudo se situará en 2011 en 89,5 millones de barriles diarios (mb/d), pero en 2012, pese a esas previsiones, la organización cree que la necesidad energética de Japón podría elevar esa cantidad a los 91,1 millones.

Los datos preliminares de la AIE precisan que la demanda de productos petroleros en Norteamérica cayó el 2,6 por ciento en junio, tras el descenso del 2,3 por ciento de mayo, y se espera que para el conjunto del año caiga un 0,9 por ciento y que se mantenga a ese nivel en 2012.

En Europa se experimentó en junio un retroceso del 2 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, porcentaje que para el conjunto del año podría reducirse hasta el 1,1 por ciento, y hasta el 0,5 por ciento en 2012.

En países como Japón se sufrió en junio una caída del 1,7 por ciento, pero la AIE confía en que su demanda de petróleo cierre 2011 con un alza del 1 por ciento y del 0,4 por ciento el año siguiente.

A excepción de China, en la que cayó en junio el 1,5 por ciento, experimentó alzas del 1,8 por ciento en la India, del 12,7 por ciento en Rusia, del 2,8 por ciento en Brasil y del 2,2 por ciento en Argentina.

La AIE indicó que el suministro mundial de petróleo en el mes de julio se incrementó en 600.000 barriles diarios, hasta los 88,7 millones, en el cual solo en los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se observaron alzas de 100.000 barriles diarios, hasta los 30 millones.

Añadió también que por tercer mes consecutivo ha caído el precio del barril y que desde principios de agosto perdió entre 10 y 13 dólares y el Brent quedó en 103, lo que para la organización "hace revivir todos los clichés sobre una 'montaña rusa' de volatilidad".

El conjunto de los países productores sacaron en julio una media de 88,7 millones de barriles diarios, de los cuales los países pertenecientes a la OPEP aportaron una media de 30 millones diarios, gracias al esfuerzo realizado por Arabia Saudí para compensar la pérdida del aporte libio.

La AIE destacó, no obstante, que el nivel de producción actual de la OPEP todavía es inferior al existente antes de la crisis libia y se mantiene en 1,1 millones de barriles diarios menos que la previsión realizada para el tercer trimestre del año.

En lo que respecta a las reservas, apuntó que las de las de los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) cayeron 11,8 millones hasta los 2.678 millones de barriles en junio, lo que cubrió 58,4 días de demanda, frente a los 59,2 días de mayo.

Estas previsiones a la baja de la AIE coincidieron con las expresadas un día antes por la OPEP, que habló también de "oscuros nubarrones" sobre la economía que afectan el mercado del petróleo.