La policía informó el martes que está negociando para poner fin a una crisis con hombres armados que tomaron rehenes en un autobús en el centro de Río de Janeiro.

Una representante de la policía local no pudo confirmar cuántos hombres armados participaban en el incidente o cuántas personas heridas había.

La oficial habló bajo la condición de anonimato porque no estaba autorizada a hablar del tema.

Reportes previos de las autoridades señalaron que al menos tres personas tienen heridas de bala, incluyendo a una mujer en estado médico grave. No hay reportes de muertes.

La cobertura en vivo de la televisión brasileña mostraba a vehículos de la policía rodeando el autobús.

En junio de 2000, un caso similar impactó a los brasileños: un hombre mantuvo durante horas a rehenes en un autobús antes de liberarlos. En el último, una mujer de 21 años murió entre el fuego cruzado.

Luego, el hombre fue asfixiado hasta morir dentro del vehículo de los policías que lo arrestaron. El caso fue tema de una película que se llamó Autobús 174.