El gobierno boliviano está preocupado ante una posible recesión mundial tras la caída de precios de los minerales, el segundo rubro en las exportaciones después del gas, manifestó el miércoles el ministro de Minería José Pimentel, que anunció medidas para afrontar el impacto.

"Estamos muy preocupados por un bajón significativo en el precio del estaño, hace dos días estaba en 12 dólares la libra fina y hoy (miércoles) está en 10 dólares y un poco más. La crisis internacional nos afectará", dijo el ministro de Minería José Pimentel. La cotización del mineral se ubicó el miércoles en 10,48 dólares por libra fina.

El costo de producción del metal es de 10 dólares por libra en la mina estatal de Huanuni donde laboran casi 5.000 mineros, explicó el funcionario.

"Por ahora es temprano tomar algún tipo de políticas porque no sabemos en qué punto se estabilizarán los precios", dijo a su vez el director de Desarrollo Productivo Minero, Freddy Beltrán.

La empresa minera buscará aumentar la producción de estaño para compensar la caída de precios, anticipó Pimentel.

Los precios de los minerales están en retroceso tras decantarse la crisis de la deuda en Estados Unidos y en algunos países de Europa. Hasta la semana pasada las autoridades eran optimistas y elevaron sus pronósticos de crecimiento hasta llegar a 5,5% por un repunte del 23,9% en las exportaciones del primer semestre en relación a similar período de 2010.

La economía depende de los hidrocarburos y minerales cuyo precios altos en los últimos años alentaron un período de auge que coincidió con la llegada al gobierno del presidente Evo Morales en enero de 2006.

El primer semestre el país exportó por un valor de 4.003 millones de dólares de los que 1.187 millones fueron por minerales. En ese período las ventas de estaño sumaron 35 millones de dólares. El 73% de las exportaciones fueron materias primas.

La promesa de Morales de impulsar la industrialización aún no arranca entre otros razones por falta de inversiones externas. El país también exporta zinc, plata, plomo, antimonio y oro.

La minería es también uno de los principales generadores de empleo con casi 100.000 trabajadores, la mayoría de ellos laboran por cuenta propia asociados en cooperativas con escaso capital y limitada tecnología en yacimientos casi agotados.

"La crisis de la deuda de Estados Unidos tendrá repercusiones en todas partes, y en el país hay que prepararse para resistir el oleaje", dijo el martes el vicepresidente Alvaro García y anunció que el gobierno impulsará políticas para "diversificar la economía", "acelerará los proceso de industrialización en hidrocarburos, minería y agricultura" y "potenciará" el mercado interno para soportar el impacto externo.

García dijo que el gobierno mantendrá los bonos para la tercera edad, para escolares y madres embarazadas que son financiados con la renta petrolera desde que Morales nacionalizó los hidrocarburos en 2006.