La FIFA suspendió por un año al dirigente del fútbol caribeño Lisle Austin por incumplir su reglamento como parte del escándalo de sobornos en la reciente elección presidencial del organismo.

La FIFA indicó que su comité disciplinario suspendió a Austin, un aliado del ex vicepresidente de la FIFA Jack Warner, por violar las reglas al llevar su disputa con la CONCACAF a un tribunal civil en Bahamas.

Austin puede apelar el castigo.

El dirigente de Barbados se convirtió en presidente interino de la CONCACAF en mayo después que la FIFA suspendió provisionalmente a Warner por alegadamente ayudar al ex candidato presidencial, Mohamed bin Hammam, a sobornar votantes caribeños.

La CONCACAF suspendió a Austin días después cuando trató de despedir a Chuck Blazer, el secretario general del organismo que avisó a la FIFA sobre el supuesto soborno.