El ex comandante de las fuerzas de la coalición en Irak Ricardo Sánchez, un hijo de mexicanos que se ha postulado a senador en Texas como demócrata, asegura que puede ser una voz para la clase media y los pobres de Estados Unidos.

El teniente general, de padres mexicanos y quien nació en Rio Grande City, recordó que cuando era niño tuvo que hacer fila para obtener pagos de asistencia social. Se ha postulado para el puesto que quedará vacío con la salida de la senadora republicana Kay Baily Hutchison.

"Hay una carencia de liderazgo en el sistema político que realmente tiene que venir de las clases medias y bajas, que realmente entienden los desafíos económicos que enfrentamos en Estados Unidos", dijo Sánchez en un discurso ante un grupo educacional que promovía becas escolares para los hispanos. "Hay algunos. Hay muy pocos".

Sánchez le dijo a reporteros después de su discurso que su campaña se enfocará en la economía, el empleo, la educación y los servicios sociales "que nuestro país necesita continuar promoviendo y haciendo viable".

Agregó que pronto abrirá la sede de su campaña en San Antonio.

Los demócratas están dependiendo de Sánchez, quien nunca había sido candidato político, para atraer una gran cantidad de votantes hispanos a fin de quebrar la dominación de los republicanos sobre todos los puestos electos a nivel estatal en Texas.

"Obviamente, esto puede ser la clave para la victoria", dijo Sánchez.

El candidato enfrenta muchos retos.

Fue comandante de las fuerzas de la coalición en Irak cuando se hicieron públicas las revelaciones de abuso en la prisión Abu Ghraib, lo cual podría ser un asunto sensible para algunos demócratas. Dejo de ser comandante en Irak en 2004 y culpó al escándalo por su retiró de las fuerzas armadas dos años más tarde. Ha insistido que nunca autorizó la tortura en la prisión, y un informe del ejército lo exoneró de cualquier culpabilidad.

Sánchez mencionó su servicio militar durante su discurso, en el cual habló sobre la responsabilidad que tiene los jóvenes de entrar al "campo de batalla" para resolver los problemas del país.

Sánchez también enfrenta un reto difícil en cuanto a la recaudación de fondos para una campaña que podría costar decenas de miles de dólares. Entre los candidatos republicanos están el ex alcalde de Dallas Tom Leppert, el ex procurador de Texas Ted Cruz y el vicegobernador David Dewhurst, quien tiene una gran fortuna personal.