Los diputados venezolanos acordaron hoy reivindicar los derechos de los "habitantes originarios" del país, al advertir que aún están en una situación vulnerable pues no tienen pleno acceso a servicios básicos como la salud y la educación.

"La ley es letra muerta (...) hay falta de salud, educación (...) no hay una verdadera política de Estado para los pueblos indígenas", dijo el diputado opositor Andrés Álvarez durante la plenaria de hoy, en la que se aprobó un acuerdo con motivo del Día Mundial de los Pueblos Indígenas.

El legislador Argelio Pérez, representante del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), destacó que en Venezuela hay más de 50 leyes que hacen referencia a los pueblos aborígenes.

Pero la diputada opositora Nirna Guarulla resaltó que no se hace nada con un marco legal que no se aplica.

"Falta mucho por hacer, es importante que las autoridades civiles y militares conozcan las leyes para que puedan ser aplicables, porque nada hacemos con tenerlas si no se aplican", subrayó Guarulla, quien propuso que se desarrollen campañas para dar a conocer estas normas a favor de los aborígenes.

En el mismo sentido también se pronunció la diputada Lea Tamaronis, quien admitió que aún hay "mucho que hacer".

"Eso es verdad, pero tenemos que unificar las voluntades", añadió, aunque defendió que el Gobierno de Hugo Chávez sí se ha ocupado de los pueblos originarios.

El Parlamento venezolano aprobó hoy un "proyecto de acuerdo" en el que se reitera la necesidad de reivindicar los derechos de los "habitantes originarios".

El proyecto señala que, "a pesar de que han habido grandes avances en el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios, la violación de sus derechos humanos por parte de (los distintos) Estados y Gobiernos continúa pese a los esfuerzos de los pueblos a mantener su cultura".

Además indica que las culturas indígenas "no son ni eran salvajes o crueles" como han sido presentadas por los "invasores europeos".

El proyecto detalla que, tras la llegada de los españoles a América en 1492, comenzó "uno de los períodos más oscuros de la historia en la que se pusieron en ejecución las más grandes formas de genocidio".

En Venezuela existen entre 300.000 y 500.000 indígenas repartidos en unas 25 etnias, asentadas en su mayoría en las zonas fronterizas del oeste, este y sur del país, según el sitio web Gobierno en Línea.